¡Reclama! · Te indicamos cómo


Las Asociaciones de pacientes representamos los intereses de millones de personas.

Las Asociaciones de personas con enfermedades crónicas trabajamos para que se traduzcan en hechos los derechos de las personas que tenemos diabetes, enfermedad celiaca, asma, alergia, fenilcetonuria, epilepsia, hemofilia y otras enfermedades crónicas.

En esta labor de representación y defensa de nuestros intereses establecemos alianzas como la Plataforma de Asociaciones de Enfermos Crónicos en Edad Escolar.

También nos acompañan y apoyan fundaciones, asociaciones de profesionales, entidades privadas y coyunturalmente representantes políticos.

Nuestras Asociaciones trabajan para:

-  Mejorar la comunicación de los padres y el personal docente. Trabajamos para que todos los implicados comprendan que la persona realmente importante es el niño.

Ofrecer formación complementaria a los profesores a través de nuestro equipo de voluntarios. Esta formación realizada a través de profesionales voluntarios de las Asociaciones completa en sus deficiencias la actuación formativa que ha llevado a cabo la Consejería de Sanidad a través de los centros de Atención Primaria. Esta formación permite al personal docente y  no docente participar en el cuidado del niño y ayudarle a superar posibles obstáculos en su proceso educativo. Esta formación debería ser reconocida a los profesores. Sin embargo esta formación no sustituye la necesidad de contar con un personal sanitario en el colegio.

Reclamar la  figura del enfermero en el centro educativo como educador para la salud y único personal cualificado para administrar medicación o realizar primeros auxilios.

Contenido de la Campaña

Nuestras Asociaciones  ponen en marcha la Campaña informativa “Reclama lo que es tuyo” con el objeto de sensibilizar, informar y formar a los ciudadanos con enfermedades crónicas de la Comunidad de Madrid sobre sus derechos y los cauces descritos formalmente para cursar una reclamación.

Nos centraremos especialmente en la asistencia sanitaria, la salud pública y la educación por acumular estos ámbitos el mayor número de reclamaciones.

Cómo reclamar en:

Educación

· ¿Qué tengo derecho a reclamar?

· ¿A quién debo dirigirme?

· ¿Cómo debo dirigirme?

· ¿Qué puedo esperar?

· ¿Cuáles son los siguientes pasos?

Atención Sanitaria

· ¿Qué tengo derecho a reclamar?

· ¿A quién debo dirigirme?

· ¿Cómo debo dirigirme?

· ¿Qué puedo esperar?

· ¿Cuáles son los siguientes pasos?

Salud Pública

· ¿Qué tengo derecho a reclamar?

· ¿A quién debo dirigirme?

· ¿Cómo debo dirigirme?

· ¿Qué puedo esperar?

· ¿Cuáles son los siguientes pasos?

Otras preguntas más frecuentes:

· ¿Qué diferencia hay entre una sugerencia, una queja y una reclamación?

· ¿Estas reclamaciones son individuales o colectivas?

· ¿Cómo puede apoyar la Asociación de Pacientes mi reclamación? ¿Qué debo hacer para que la apoye?

· ¿Puede perjudicarme esta reclamación en mi trabajo?

· ¿Tengo derecho a reclamar por la asistencia sanitaria ante una entidad privada? ¿También tiene formularios de reclamaciones?

Datos de contacto:

Plataforma de Asociaciones de Enfermos Crónicos en Edad Escolar

Asociación de Diabéticos de Madrid

Teléfono: 91 570 62 43

Web: diabetesmadrid.org

Asociación de Celiacos de Madrid

Teléfono: 91  713  01  47

Web: www.celiacosmadrid.org

Asociación de Fenilcetonuria de Madrid

Web: www.metabolicos.es

Asociación de Asmáticos de Madrid

Teléfono: 618 51 51 01

Web: www.asmamadrid.org

Asociación Madrileña de Alergias Alimentarias

Teléfono: 91 331 38 99

Web: www.histasan.org

Otras direcciones de interés:

 Oficinas de Atención al Ciudadano

Oficinas de Registro

Punto de Información y Atención al Ciudadano del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) de la Consejería de Sanidad

Información General:  sanidadinforma@salud.madrid.org

7 comentarios

  1. [...] Recuerda: Campaña ¡Reclama! Te indicamos cómo reclamar en Educación, Atención Sanitaria y Sanid… Tu voto:Compártelo:Me gusta:Me gustaBe the first to like this. [...]

  2. A propósito de la vertiginosa y abundante ola de recortes en la sanidad pública que se están adoptando en los últimos meses, y especialmente en relación al post aquí publicado, deberíamos de reflexionar acerca del coste económico y social real que va a suponer este incremento sustancial de los medicamentos considerados con la etiqueta ATC (entre cuyo listado se encuentra entre otros tratamientos la insulina), como el aumento del tope de aportación desde los 2.64€ hasta los 4.13€… revisándose además anualmente según IPC. , pq muy pocos medios lo han publicado (de ahí la sorpresa que much@s pacienets se han encontrado al acudir a sus farmacias o centros de salud), y sobre los efectos que puede generar este nuevo impuesto al paciente crónico. A modo de reflexión pero también de concienciación real de lo que realmente puede suponer esta medida a un paciente crónico en nuestro país, sólo mencionar estos puntos
    1) No ha habido como así demandan muchas asociaciones de pacientes crónicos (las verdaderas víctimas de este nuevo impuesto social, darle otro tipo de lecturas es tergiversar el verdadero proósito y los principios de mi comentario) y de consumidores y usuarios de servicios sanitarios públicos, entre las que se incluyen esta asociación, por cuyo blog hemos podido acceder a la verdadera magnitud de lo que supone este impuesto al enfermo crónico, ningún tipo de información clara, detallada, precisa y objetiva sobre la verdadera magnitud del coste “económico” que supone este recorte sanitario y por tanto social (un 56% de incremento en los precios de los medicamentos calificados como ATC, es decir, aquellos sin cuya administración los pacientes verían limitadas sus condiciones de salud básicas, sino su supervivencia, por qué, más allá del coste económico, ¿qué supone un incremento indiscriminado como éste, a un pensionista que cobra unos 400 € como pensión no contributiva (es decir, mínima), o cualquier otro colectivo de pacientes que dada la situación actual de crisis, han visto reducidos de sobremanera sus ingresos?), y que además pueda ser insulinodependiente?, ¿algún responsable de la redacción de ésta y otras medidas (ya que hablamios de oacientes crónicos, sólo los pacientes con diabetes representan 5 millones de personas), se ha hecho una idea del coste que puede suponer para este tipo de pacientes y sobre todo para este tipo de colectivos, este impuesto al enfermo crónico?, ¿como tb se incluye en el post, cuando se habla de la actualización del IPC, lo sabe industria farmacéutica, es consciente de esta medida (quiero pensar que no, porque de lo contrario, es que esto es como supone mucha gente con mínomo de conciencia real de los efectos de la medida, un coste moral inasumible).
    2) No ha habido información clara, desglosada, transparente, y la difusión de esta medida que es previa a la aprobación del famoso RD de instauración del copago farmacéutico (es decir el final del sistema sanitario público gratuito en nuestro país), ha estado sometida a una gran opacidad, improvisación y falta de rigor por parte de las administraciones sanitarias correspondientes centrales o autonómicas. De hecho la propia patronal farmacéutica, se ha quejado del desajuste entre las medidas tomadas y los sistemas informáticos que han de incorporarse para actualizar tales recortes, (¿entonces nosotros los usuarios y clientes cómo podemos asumir este nuevo impuesto sanitario?).
    3) Si el impuesto al enfermo, es un impuesto que daña la credibilidad de un sistema sanitario público, y supuestamente universal (bueno lo que queda de él, esto ya nadie lo pone en duda), y ello además desvirtúa el significado de dicho sisrtema, este nuevo recorte se hace aún más “complicado” de comprender cuando hay una sensación de falta de equidad y toma de conciencia social del problema en la aplicación de estas medidas, en función de donde vivas, por ejº (a los compñaeros diabéticos valencianos se les cobra las tiras reactivas por ejemplo, y se les va aincrementar tb los costes, ¿alguien se ha preguntado q supone esto para la adherencia al tratamiento de esos pacientes?), porque nosotr@s como diabétic@s mucho más allá de las fronteras que imponen otro tipo de intereses ajenos a la salud, y que tienen que ver con aspectos económicos o de otra índole, como ha sucedido con esta medida que es injusta, desigual, desproporcionada, y opaca y de la que parece ser no tenemos amparo alguno salvo el movimiento asociativo, plural, apartidista y por tanto independiente que aporta asociaciones como la nuestra (un rayo de luz en medio de esta etapa de crisis, que por lo visto se carga sobre las ya sufridas espaldas de los ciudadanos y contribuyentes, de los pacientes crónicos y/o personas con algún toppo de dependencia). Probablemente la escasa difusión de este tipo de medidas restrictivas en nuestro antiguo sistema sanitario público, obedece a razones que probablemente desconozcamos, pero en nosotros como asociación de pacientes y en otras muchas que se han visto perjudicadas por estas medidas (enfermos crónicos cuyos tratamientos tienen esta “etiqueta negra”, nunca mejor dicho), sí podíamos hacer mucho por ello, desde el punto de vista social (difundiéndolo en las redes sociales, el único ámbito público donde más se hace hincaie en relación a esta medida, pero no a título individual, la plataforma de enfermos crónicos debería d eponerse de acuerdo para adoptar un manifiesto o una reclamación colectiva), está a través de sus diferentes órganos jurídicos y asociativos revertir una situación que no por ser impuesta deja de ser injusta, insolidaria, desproporcionada e inmoral, porque insisto no es un problema sólo de índole médico, es un problema de índole social, por cuanto los estudios económétricos relativos al incremento de los costes sanitaios por parte de l@s ciudadan@s de estas dolencias se traducen (como aquí tb se comenta en otro post muy interesante y del que deberíamos de hacernos eco), en una menor adherencia a los tratamientos médicos de los que depende su salud, sobre todo de aquellos colectivos cuyos recursos de acceso a la información sobre las medidas a tomar son escasos por no decir nulos (personas mayores, fundamentalmente). No cabe duda que los efectos de la crisis están siendo bastante dramáticos a casi todos los niveles (pero especialmente a los colectivos mencionados), pero lo que no se puede compartir bajo ningún argumento “moral”, económico o social, es que ante este impuesto al enfermo crónico, se adopte la postura de la indiferencia, de la “necesidad” (como si no hubiera otras muchas partias donde recortar, en vez de este semejante atropello social) o del silencio, ya que de asumir estas actitudes estamos cargando de argumentos a aquell@s que las han adoptado.
    Sólo vemos 2 comentarios de crítica ante esta medida, esto debe hacernos reflexionar sobre la toma de conciencia real del problema, para una medida que ataca el corazón de nuestro sistema sanitario y de los principios en los que se basan las causas que se apoyan en esta y otras páginas de la Plataforma de enfermos crómnicos a la que la asociación pertenece, mi más sincera solidaridad y adhesión con todos aquellos que luchan por los derechos de los pacientes crónicos, especialmente en estos momentos de crisis de todo tipo (la plataforma debería de ser nuestro mayor y mejor recurso), especialmente, por todos los pacientes crónicos de este país, y por los colectivos gravemente perjudicados por esta medida, pq la misma por si no nos hemos dado cuenta (el incremento del coste de los medicamentos ATC), es irreversible y consolida sus efectos en el futuro, pero desgraciadamente esto tb pasará desapercibido, sólo espero que los daños directos o indirectos a la salud de sus pacienets por efectos de estas medidas no sean también irreversibles.

    • Buenas noches Luis, he leido tu artículo y ha sido motivado por una razón económica.
      Esta tarde he acudido a la farmacia a por dos envases de boligrafos de Insulina. Hasta ahora he estado apurando mis existencias ya que en septiembre se me va a cambiar el tratamiento y me van a poner una bomba ya que a pesar del tratamiento intensivo, seis-siete pinchazos día y otros tantos autocontroles mi Hemoglobina glicada no conseguimos bajarla de un 8,4%.
      Cuando aistí al copago farmaceútico, ya se sabe anuncio en TV con poca y engañosa información, la prensa tampoco tuvo muchos más datos de los que dió la ministra asesina -vease su apellido MATO- y la vergonzosa publicación en el BOE, con más páginas de corrección de errores que el propio RD, creí que a los enfermos crónicos -sólo llevo treinta y un años con mi DM tipo I- Se nos iba a respetar nuestra aportación. Craso error del que la farmaceútica me ha sacado al tener que abonarla 8,01€ cuando antes de éste impresentable gobierno abonaba 5,26€. Creo que me han subido un 66%¡¡¡ un gobierno que no quiere MATAR. y que al igual que las empresas está aprovechando una crisis provocada por ellos -veamos las hemerotecas: Ley del Suelo de Aznar- y los Bancos que no veian fin a sus beneficios para desmantelar nuestros supuestos “estado del bienestar” y todos los derechos que hemos ido conseguiendo a lo largo de ésta mal llamada democracia.
      En definitiva he asistido a bastantes manifestaciones, aunque soy un privilegiado que tiene un buen trabajo y una mujer funcionaria pero creo que hay que empezar a tocar los pies a los que no tienen ningún problema en desde en decirnos “que se jodan”.
      ¿Cómo podemos hacer esto sin tener que solicitar un “habeas corpus” cada vez que nos detengan por estar en la calle “equivocada”? Tened en cuenta que detener a un diabético e impedirle seguir su tratamiento podría tener la consideración de tentativa de asesinato…
      Me gustaria saber que movimientos se estan poniendo en marcha a nivel individual y asociativo para darles trabajo a los politicos y su admninistración de designados a dedo, porque seguro que los funcionarios, interinos, laborales estaran encantados en transferir trabajo a ésta panda de enchufados y falsos demócratas liberales que siempre piensa en liberalizar todo para beneficiarse a ellos, sus familias y amigos y ya se sabe “estamos en ello” como dijo Asznar cuando se alio con Bush.
      Un saludo
      Fernando

      • Agradezco su aportación fernando y agradezco sobre todo que haya entendido el sentido de mi mensaje, no pretendía hacer alusión al carácter salvajemente ideológico en que se basan estas medidas (ultraliberal, por no usar otro tipo de adjetivos mucho menos políticamente incorrectos, que ud si ha sido capaz de usar, y además muy legítimamente, habida cuenta de todo lo que está suicedeindo aprovechando ya no me cabe lugar a dudas con la exposición de su caso, los efectos de “la crisis”), porque si hay una medida que desde luego socava de una manera muy radical los principios en los que se basaba nuestra ya exigua y vaciada constitución (en lo que a derechos fundamentales se refiere, pq los derechos sociales son los que adjetivan y dan contenido al “estado social y democrático de derecho”, artículo 1, Título preliminar nada menos), es la que da forma a este llamado real decreto de medidas para la (contra)reforma del sistema sanitario público. ¿Los grandes bebeficiados? desde luego como ud bien ha expuesto, los pacientes crónicos no desde luego, pero insisto la única manera de intentar revertir y mejorar este nuevo atropello al cada vez más depreciado sistema sanitario público que disfrutábamos mejor o peor(pq sí hay matices, en función de donde se resida, algo q no me parece tampoco equitativo, y que además tb ataca nuestra constitucón en lo q l principio de equidad interregional se refiere) hasta hace unos meses, es:
        1º) No dejarnos invadir por la deseperación y los efectos que puede generar en nuestra salud física o psicológica este tipo de medidas (no es cuestión de autoengañarse, sino de intentar no decaer en la reivinidcaión de nuestros derechos).
        2) Los efectos negativos y perniciosos de esta reforma sanitaria van a atacar de forma implacable sino a corto sí a largo plazo a los colectivos más vulnerables (ancianos, personas dependientes, colectivos con menos recursos), que detrás de como ud bien ha dicho, la redacciópn de ese real decreto, han quedado en una clara posición de indefensión no digamos ya de cierta inseguridad jurídica, pero me imagino que habida cuenta de la asimetría informnativa en que vivimos últimamente (“no es bueno que los afectd@s y sus familiares, nos preocupemos por estas medidas sin motivo” ellos quieren evitar cierta “alarma social” ^^^^), pero todo sea por salvaguardar los privilegios económicos o de otro tipo de algun@s (la salud pública convertida en objeto de especulación, “todo se vende todo se compra”, al parecer nuestra salud también);
        3)Hay que utilizar todos los medios legales, mediáticos (pq hay medios q aunque no lo parezca si puden servir de portavoz público de nuestros derechos, es necesario y lo propongo aquí como iniciativa hacer uso de ellos, con todo el apoyo jurídico que podamos necesitar) y asociativos necesarios para intentar revertir o paliar en la medida de lo posible los efectos destructivos vs nuestra salud que van a provocar este “recorte”, y sí ud de nuevo vuelve a tener razón cuando hace alusión al uso que debemos adoptar del “habeas corpus” cuando alguien, independientemente de su condición social o personal (más si cabe si es un/a enferm@ crónic@, es dependiente o no tiene recursos suficientes, de ahí la inmoralidad e injusticia de la medida, pero ya sabemos desgraciadamente que “la ley no siempre hace o genera derechos”, cada día es más evidente), se manifiesta públicamente por lo salvaje de estas medidas, pq como ud bien dice parece que impera la ley medieval del derecho de pernada (la expresión a la que hace referencia sobre lo de que nos jod(…)mos” de la diputada mencionada, tiene en este real decreto y esa circular que nos ha traído aquí, más “sentido” quie nunca).
        En definitiva, nossotros tenemos la posibilidad y en este caso (sólo en este caso, habría que recordarles a nuestros “benefactores políticos”, a los que debemos paece ser cierta “comprensión” habida cuenta de las medidas adoptadas, ya que parece que obran en “nuestro bien” y sirven para “consolidar nuestro sistema sanitario público” en un futuro ^^^^), el “privilegio” (eso en lo que han convertido el sistema sanitario público) de poder canalizar nuestras justas y legítimas reivindicaciones a través de los cauces adecuados,por que más allá de las protestas (que son legítimas), más allá del desconcierto (que está justificado), más allá del recurso a la manifestaciójn pública que tanto demonizan o intentan desvirtuar como ud muy bien sugiere (que está moral y consittucionalmente protegido, hasta el día de hoy al menos…), y más allá en definitiva de las reclamaciones que pudieramos hacer llegado el caso (como se explicita en la entervista al presidente de la FEDE), no podemos olvidar que de forma aislada o puramente extraoficial no podremos hacer valer dichas reivindicaciones, es necesaria la cohesión asociativa y grupal, y sobre todo no abandonarse a la desidia, a la indiferenciao a la disensión o división social, pq esto pese que contiene en sus principios un claro y fuerte contenido político-ideológico-económico (ajeno a nuestros derechos como ciudadan@s y a nuestra salud, pero de los que estamos siendo cautivos o presos, esta medida lo pone de manifiesto), no debería de desunirnos como ciudadadanos y pacientes que son sujetos de derechos, esos derechos que algun@s por esos intereses ajenos a nuesrra salud, están intentando cuestionar. Desde luego nos jugamos mucho no sólo como pacientes, sino lo que es más importante como ciudadanos de un estado que en otro tiempo y gracias a la generosidad intergeneracional y que se manifestó en nuestra ya extinta constitución (esa la que ahora se subasta de forma implacable), sí podía llamársele “social” y democrático de derecho, eso parece que lo hemos olviodado, en beneficio del dinero, los intereses a ellos asociados, y los débitos e intereses (no sólo financieros) que nosotros como pacientes y ciudadanos estamos pagando 8no digamos ya los costes que están pagando muchos otros colectivos, curiosamente los mismos a los que se “alude cuando se habla de “mayorías sociales que legitiman estas medidas). La legitimidad en las urnas sí, legitimada moral no. Saludos y espero que su salud y la de todos los sufridos pacientess crónicos (no sólo nosotros l@s diabétic@s), mejore, para que así se nos considere por l@s “benefactores” de nuestro devaluado sistema mucho más “rentables” financieramente hablando(qué dura y paradójica es la realidad para aqeull@s que se amparan en criterios lucrativos o sdupuestamente económicos, a la hora de tomar estas medidas, como si la falta de adherencia la tratamiento que va a provocar la denegación del material diabetológico a muchos pacientes no fuera a suponer ya por sí misma una medida “poco rentable”). Buenas tardes, Fernando y suerte con el nuevo tratamiento de las bombas de insulina (que espero no recorten también), y con sus reivindicaciones, da gusto poder comprobar que la reivindicación de nuestros derechos como pacientes, no se considere sólo un recurso “inocuo” (como así están intentando vender nuesros “salvadores de lo público”), sino el comienzo de una cohesión interasociatiova (entre todas alas asociaciones d enfermos crómnicos) que no debería de decaer nunca, ya que de ello se alimentan este tipo de medidas, de la falta de cohesión social en nuestras aspiraciones como pacientes y/o ciudadanos (ellos han hablado de que la “mayría social expresada en las urnas nos apoya”, fíjemonos en el uso retorcido del argiumento y sobre todo del que que se reifere a la “mayoría”), q fue la base de nuestra democracia y la base por la que nuestros familiares han luchado durante más de 30 años, y cuyos valores y principios no entienden de especulaciones, interese económicos ni de politicas económicas y medidas “anticrisis” (ellos no habrían entendidoi jamás cómoo es posible que la salud sea puesta en cuarentena con esta y otras medidas “anticrisis”). Gracias y reitero mi más sincera adhesión y solidaridad con todos los pacientes crónicos en este país, ly mi más sincero “pesame” a aquell@s que han subastado nuestra salud, y expoliado nuestros derechos como ciudadanos.

  3. [...] Lanzamos la campaña “Reclama” para que todos sepamos los pasos que hay que seguir cuando hay qu… [...]

  4. [...] Te indicamos cómo reclamar paso a paso en nuestra Campaña ¡Reclama! Valora esto: Compártelo:Me gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta [...]

  5. [...] “Reclama lo que es tuyo”. Campaña informativa promovida por la Plataforma de Enfermos Crónicos en [...]

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. El comentario aceptado se hará público en esta web teniendo acceso a él terceras personas. Te aconsejamos no publicar datos personales.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: