Bypass gástrico y su avance en la Diabetes Tipo 2

Vídeo: Diabetes Experience Day 2015

El tratamiento más espectacular y efectivo en los últimos años en la diabesidad es la cirugía metabólica (también conocida como cirugía bariátrica). Este tipo de cirugía consiste en reducir la capacidad del estómago del paciente o evitar el paso de la comida por el mismo realizando una derivación o bypass hacia el intestino.

La indicación de este tipo de cirugía generalmente se realiza en adultos con índice de masa corporal (peso en kilogramos/Talla 2 (en metros) ) superior a 35 y diabetes tipo 2, especialmente si la diabetes se asocia a otras enfermedades o factores de riesgo difíciles de controlar con cambios en el estilo de vida (alimentación y actividad física) y tratamiento farmacológico.

Pero los pacientes con diabetes tipo 2 que se someten a cirugía bariátrica necesitan seguimiento médico y continuar realizando un estilo de vida saludable de por vida.

En estudios realizados con pacientes en los que se ha realizado cirugía metabólica se han obtenido resultados de reducción de la hemoglobina glicada (HbA1c) por debajo del 6% en alrededor del 40% de los pacientes frente al 12% en aquellos en tratamiento con medidas de modificación en el estilo de vida y tratamiento farmacológico. Además esto se consiguió sin ningún tipo de tratamiento farmacológico posterior a la cirugía hasta 12 meses después de la misma en casi la totalidad de los pacientes sometidos a la cirugía de by-pass frente a los que lo hicieron mediante reducción gástrica (28% de los casos pudieron prescindir de medicación).

Para ilustrar la efectividad de estos tratamientos se han comunicado casos de diabéticos tipo 2 con obesidad mórbida (IMC superior a 40) y muy mal control de su diabetes (HbA1c superior a 9%) a pesar de tratamiento combinado con varios fármacos antidiabéticos orales e incluso insulina a altas dosis que a los pocos días de realizarse la cirugía bariátrica han experimentado mejorías espectaculares en sus controles glucémicos hasta el punto de no precisar medicación para el control de la diabetes y mantener cifras de HbA1c dos años después por debajo de 6,5%.

Sin embargo no todo son ventajas, también existen complicaciones:

      • La mortalidad por este tipo de cirugía se sitúa en torno al 1 %.
      • Se pueden producir perforaciones, obstrucciones intestinales, dehiscencia y sangrado de herida quirúrgica, infecciones. También pueden acontecer problemas sistémicos como trombosis venosa, tromboembolismo pulmonar, infartos.
      • Además pueden aparecer déficits nutricionales, mala absorción de vitaminas (B1, B12, ácido fólico) y minerales con disminución de sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, cobre, cinc y sus correspondientes alteraciones (anemias, neuropatías, osteoporosis…).
      • También pueden aparecer hipoglucemias agudas por paso rápido de los alimentos al intestino (síndrome de dumping).
      • Otros efectos adversos que pueden producirse: vómitos persistentes, diarreas, reflujo gastroesofágico y esofagitis, intolerancias alimentarias, mayor facilidad de formación de cálculos en la vesícula y en el riñón…

Como resumen respecto a la cirugía metabólica puede destacarse lo siguiente

  1.  Tanto la secreción de insulina como la resistencia a la insulina mejoran con la pérdida de peso. Pero desde la primera semana después de la cirugía y antes de que se produzca la reducción ponderal ya pueden observarse los efectos beneficiosos sobre la glucemia.
  2.  Alrededor del 40% de los pacientes salen del hospital tras una cirugía de by-pass gástrico sin medicación antidiabética y con buenos controles glucémicos al cabo de 3-5 días de haberse realizado la operación.
  3. También se producen efectos beneficiosos en otras enfermedades que acompañan a la diabetes y a la obesidad como son las dislipemias (hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia), hipertensión arterial, síndrome de apnea del sueño.
  4. La cirugía metabólica puede tener complicaciones, algunas graves y en torno al 1% de los casos mortales (esto también depende de la experiencia en este tipo de cirugía del cirujano y hospital donde se realiza).
  5. Siempre que se pueda es mejor prevenir la obesidad y evitar la cirugía metabólica que tener que llegar a este tipo de solución que, si bien puede resultar beneficiosa en caso de no ser efectivas otras alternativas menos agresivas, tiene riesgos que sería mejor no tener que asumir salvo que sea necesario.

Fuente: Revista Entre Todos

Autor: Carlos Debán, Médico de familia C.S. El Restón. SERMAS

 

Publicado en Educamos, Informamos y etiquetado , .