Hidratación en personas mayores

Hidratación en personas mayores

El agua en el cuerpo humano

El agua es el componente mayoritario del cuerpo humano, a la vez que un nutriente esencial para la vida. Constituye en niños entre el 75-80% del peso corporal total y en adultos el 60% en los varones y el 50% en las mujeres. Algunos órganos como el riñón, el músculo o los pulmones llegan al 85% de su peso total en forma de agua.

Debe existir un equilibrio entre la ingesta y la eliminación de líquidos del organismo, debiendo ser repuestos por productos alimenticios que la contengan, fundamentalmente bebidas, pero también alimentos.

¿Cuál es la cantidad de agua que se debe tomar?

Para una persona adulta se aconseja ingerir unos 3 litros diarios en varones y 2,2 en mujeres.

La recomendación más general es que se tome 1ml/kcal/día en adultos sanos, y 1,5 en niños.

Si se tiene en cuenta el peso de la persona, serían necesarios 35 ml/kg de peso en adultos, 50-60 ml en niños y 150 ml en lactantes.

En determinadas situaciones especiales, como la lactancia materna, aumenta esta necesidad hasta unos 750 ml/día más y durante el embarazo habría que aportar un suplemento diario de 300 ml.

Hay que tener en cuenta otras circunstancias con las que habrá que realizar determinados cálculos según la situación de la persona, la actividad física, la temperatura ambiental, los iones en plasma, etc.

El beber más de lo necesario carece de sentido, pues el agua tomada en exceso se elimina por la orina.

En las situaciones habituales hay establecido un equilibrio entre la ingesta y la pérdida, y cualquier alteración en este delicado balance puede poner en riesgo la vida de la persona.

INGESTA DE AGUA (ml/día)PÉRDIDA DE AGUA (ml/día)
Agua de bebida1500Orina1500
Agua de los alimentos800Sudoración/transpiración500
Agua del metabolismo interno300Respiración400
  Heces200
TOTAL=2600TOTAL=2600

La regulación de la ingesta de agua viene determinada por dos sensaciones básicas: la sed y la saciedad. Es difícil cuantificar las sensaciones, aunque de forma general y en situación estable, se suele ingerir afortunadamente algo más de la necesaria, siendo el regulador final del equilibrio la excreción de orina.

En este equilibrio intervienen también el volumen circulante y la osmorregulación (regulación de líquidos en función de la concentración de determinadas sustancias – solutos – diluidas en ellos con el fin de equilibrarse entre distintos compartimentos corporales). Estos mecanismos permiten, mediante la estimulación de receptores, la liberación de hormonas y otras sustancias participantes en efectos como aumentar o disminuir la sensación de la sed, el volumen de la orina y la concentración de sodio en ella, la apetencia por elementos más salados o no, mantener el equilibrio en la presión arterial, etc.

Una adecuada hidratación mejora el rendimiento físico e intelectual, la capacidad de concentración y la salud, la calidad de vida, el bienestar y la supervivencia.

¿Cuáles son las principales funciones del agua corporal?

  • Es necesaria para las reacciones químicas que permiten un correcto funcionamiento de las células, tejidos y órganos
  • Transporta nutrientes y otras sustancias por el sistema circulatorio
  • Se utiliza para eliminar toxinas y sustancias de desecho
  • Ayuda al soporte de los tejidos y lubrica nuestra estructura corporal
  • Previene el estreñimiento y las infecciones
  • Es esencial en la termorregulación (el mantenimiento de la temperatura corporal)

¿De dónde proviene el agua que necesitamos?

La mayoría del líquido que ingerimos (un 75-80%) proviene de los líquidos que tomamos en forma de agua, o bien como infusiones, caldos, sopas, zumos, refrescos, leche, gazpacho, etc.

Otra proporción menor (20-25%) se obtiene de los alimentos sólidos, que en su propia composición contienen agua: fruta, verduras, hortalizas.

En mucha menor cantidad se obtiene agua como producto del metabolismo de proteínas, lípidos e hidratos de carbono.

Lo más importante en las personas mayores, en cuanto al equilibrio entre ingesta y eliminación de agua (balance hídrico), no es en sí la forma en la que se tome sino la cantidad total de líquido ingerido en cualquiera de sus maneras.

¿Por dónde perdemos agua?

Fundamentalmente eliminamos agua por la orina, pero tampoco hay que olvidar que la transpiración y sudoración a través de la superficie corporal son formas de eliminar líquidos en cantidad nada desdeñable, que puede igualar o incluso superar en determinadas circunstancias (como el ejercicio físico, el calor ambiental excesivo o la fiebre) a las pérdidas por la orina.

Otras vías de pérdida de agua son las heces y la respiración

Abuelo y nieto en la playa

Factores de riesgo que se asocian a deshidratación:

La deshidratación es un trastorno muy frecuente en la población anciana que implica una alta mortalidad.

  1. Edad: especialmente en personas mayores de 85 años existe un mayor riesgo de deshidratación. En las personas mayores, la cantidad de agua corporal disminuye respecto a edades menores. También disminuye la sensación de sed y la demanda de líquidos. Presentan saciedad precoz lo que, unido a la atrofia de las papilas gustativas y alteraciones olfatorias, reduce la apetencia y la ingesta de líquidos. La función renal suele tener algún grado de deterioro y disminuye la capacidad de concentración.
  2. Dificultad de movilidad y limitación de la capacidad funcional: complica el acceso fácil y el desplazamiento para ingerir cuando se precisa o acceder fácilmente al agua o los envases.
  3. Deterioro visual y dificultad en el habla: limitan el ser capaces de encontrar fácilmente por ejemplo, un vaso colocado en determinado lugar para que se ingiera, que a pesar de ser accesible, no se visualiza o se alcanza; o no se puede comunicar a otra persona que se necesita beber, que junto con otras limitaciones generalmente asociadas, hacen que otra persona suela ser la que debe estar pendiente de que se consume la cantidad suficiente de líquidos que espontáneamente no pueden tomar.
  4. Sexo: femenino
  5. Estado mental: situaciones de depresión, determinadas fases de enfermedades degenerativas, demencias, etc. limitan la conciencia, las necesidades básicas y el autocuidado, haciendo a estas personas especialmente sensibles a una potencial deshidratación.
  6. Incontinencia: personas con incontinencia urinaria es frecuente que limiten la ingesta de líquidos para evitar la incomodidad de perder orina involuntariamente.
  7. Temperatura ambiental o corporal (fiebre, ambiente cálido, calefacciones, verano…): por cada grado de elevación de la temperatura corporal la pérdida de agua aumenta 150 ml/día y por cada grado de aumento de la temperatura ambiental por encima de 37ºC, requiere 300 ml/día de agua extra.
  8. Ejercicio físico: el ejercicio físico expone a un aumento de la pérdida de líquidos por transpiración/sudoración y por la respiración, debiendo compensarse adecuadamente para evitar problemas.
  9. Hábitos alimenticios inadecuados: monotonía en la alimentación, desequilibrio nutricional, dificultades para la masticación, disminución de la salivación, problemas para la elaboración de la comida, etc. afectan de forma sustancial a la ingesta de líquidos.
  10. Diabetes mellitus: la hiperglucemia ocasiona una situación de mayor concentración de solutos (hiperosmolaridad) en la sangre. Por este motivo y para equilibrar las concentraciones en el organismo, debe diluirse este exceso de glucosa en agua que pasa de los tejidos y espacios extravasculares hacia el torrente sanguíneo, y al filtrarse por los riñones, provoca la necesidad de orinar con más frecuencia y en mayor cantidad para eliminar este exceso de glucosa en el organismo y deshidrata los tejidos.
  11. Otros factores de riesgo: alteración de la función renal o digestiva, enfermedades como vómitos o diarrea, infecciones, quemaduras, soledad o institucionalidad, patologías concomitantes, polimedicación, ingesta de diuréticos, laxantes o sedantes, deterioro en el autocuidado, etc. son situaciones a tener especialmente en cuenta en las personas mayores por la frecuencia en la que se encuentran asociadas.
  12. A mayor situación de dependencia, mayor riesgo de deshidratación.
  13. ¡¡ ESPECIAL ATENCIÓN AL GOLPE DE CALOR Y LA INSOLACIÓN ¡!

Formas de deshidratación

TIPODETALLE
IsotónicaPérdida de sodio equimolar a la de agua (pérdida de sales minerales y de agua por igual)
HipotónicaPérdida de sodio superior a la pérdida de agua. Na < 135 mmol/l
HipertónicaPérdida de sodio inferior a la pérdida de agua. Na > 145 mmol/l Es la más frecuente, asociándose a situaciones de hiperglucemia o diabetes mellitus establecida

Grados de deshidratación

En función de la cantidad de peso corporal que se pierda podremos encontrar distintos grados de deshidratación, recogidos en la tabla siguiente:

GRADOPÉRDIDA DE PESO CORPORAL
Subclínica (crónica)1 – 2 %
Leve3 – 5 %
Moderada6 – 8 %
Grave9 – 11 %
Mortal> 11 %

La más frecuente es la forma subclínica, en la que se encuentran muchos de nuestros mayores, en una situación “habitual”, que pasa desapercibida si no se piensa en ella.

¿Cómo podemos detectar si hay deshidratación?

Los síntomas de detección y alerta para pensar y sospechar que estamos antes una situación de deshidratación y que hay que estudiar son muy variados. Dependerán de la concentración de sodio y de la rapidez en la que se presenta la deshidratación, destacando:

  • Sed, disminución de apetito, malestar, cansancio, náuseas, vómitos, pérdida de peso, estreñimiento
  • Disminución de la cantidad de orina (oliguria) y es más concentrada
  • Piel poco turgente, signo del pliegue (se toma un pellizco en forma de pliegue suavemente y la piel tarda en retornar a su estado previo, cuando en circunstancias de hidratación adecuada lo hace rápidamente)
  • Sequedad mucosas y lengua
  • Disminuye volumen vascular
  • Dificultad de concentración, hormigueos, debilidad, cefalea, convulsiones, confusión, coma
  • Alteración del ritmo y/o frecuencia cardiaca, descenso de la tensión arterial, mareo, síncope
Jardín

Recomendaciones y cuidados especiales

  • Estar bien hidratado es esencial en cualquier momento de la vida y en cualquier momento del año (NO SOLO EN VERANO).
  • Se recomienda una ingesta gradual de agua, incluso sin tener sed, y repartida a lo largo del día, preferiblemente por las mañanas o primera hora de la tarde para evitar interrupciones del sueño nocturno.
  • Beber 1-2 vasos de agua por la mañana en ayunas, en 10-15 minutos, favorece el movimiento intestinal y previene el estreñimiento.
  • Es preferible beber a menudo que ingerir mucha cantidad de vez. La temperatura ideal del líquido se recomienda que sea entre 11 y 14 ºC.
  • El hecho de variar los sabores favorece el mayor consumo de líquidos
  • Aprovechar las horas de las comidas para ingerir entre un vaso y un vaso y medio de agua en cada una de ellas, y otro vaso de agua en el tentempié de media mañana y de cena. Se recomienda la ingesta de entre 6 y 8 vasos de agua al día, unos 2,5 litros (salvo causas médicas que requieran una restricción especial), y en determinadas circunstancias puede necesitarse una cantidad superior (fiebre, estrés, ejercicio físico, vómitos y diarrea, infecciones, calor ambiental, …).
  • Preparar comidas caldosas, gazpachos, sopas, salsas jugosas, …
  • Tomar líquido de la forma más apetecible, preferentemente agua, pero también a través de infusiones, zumos de frutas y vegetales, caldos, refrescos, leche, etc. (las bebidas alcohólicas deben evitarse).
  • No descuidar la ingesta de verduras, frutas y hortalizas, de forma fácilmente digerible: sopas, purés ligeros, macedonias,…
  • Vigilar la ingesta innecesaria de fármacos.
  • Concienciar a familiares y personas allegadas, incluidos sanitarios que están en contacto con las personas mayores para reconocer situaciones de riesgo, detectar los primeros síntomas de una posible deshidratación y poner los medios a tiempo para revertirla de forma adecuada.
  • Refrescar el ambiente y a la persona en situaciones de calor ambiental y aumentar la ingesta de líquidos.
  • Proteger de la exposición al sol y al calor, evitando en lo posible la realización de actividad física en las horas de mayor impacto (¡¡ cuidado con los golpes de calor e insolación de cara al verano ¡¡)
  • En caso de vómitos y/o diarrea aumentar la ingesta de líquidos unos 600 ml/día más
  • En personas con diabetes, deben contabilizarse los hidratos de carbono que puedan contener determinadas bebidas líquidas o semilíquidas, debiéndose evitar los refrescos azucarados, zumos, etc. salvo hipoglucemias, anorexia, etc. donde deben utilizarse de forma correcta y con el asesoramiento de su médico.
  • Las recomendaciones de ingesta de bebidas en España se resumen en la siguiente tabla, donde sobre la base de las recomendaciones diarias del grupo I, (12 raciones de agua o infusiones en varones y 9 en mujeres), se pueden sustituir parte de ellas por bebidas del resto de los grupos
RECOMENDACIONES DE RACIONES DE INGESTIÓN DE BEBIDAS EN ESPAÑA
GRUPO I12 raciones/día para varones y 9 para mujeres Agua e infusiones
GRUPO II2 raciones/día bebidas lácteas, de soja
GRUPO III2 raciones/díabebidas refrescantes con edulcorantes acalóricos
 GRUPO IV 0-2 raciones/día1 zumo
0- 2 de cerveza en adultos sanos
 GRUPO V1 ración/díarefrescos azucarados
(1 ración = 250 ml)

Dra. Rosa Mª Servián
Médico de Familia

Receta por raciones de hidratos de carbono: Croquetas de zanahoria y pimiento morrón

1 Ración de Hidratos de carbono (HC) = 10 gr. de hidratos de carbono.

Nº de raciones totales de HC = 6

Nº de raciones HC por persona = 2

Nº de personas = 3

Clasificación = Guarnición / Primer plato

INGREDIENTESHidratos de Carbono (gramos)Nº de Raciones de HidratosGrasasProteínas
300 gr de zanahoria 20 2  
150 gr de pimiento morrón 5 0,5  
4 cucharadas de avena 35 3,5  
 2 huevos   8,8 11
 60 g. de queso cremoso   15 11
 Sal    
Pimienta
 Orégano

*Composición nutricional por gramos de porción comestible.  

ELABORACIÓN:

  1. Cortar el morrón en juliana y rehogar con muy poca cantidad de aceite.
  2. Rallar la zanahoria.
  3. Mezclar en un bol ambos ingredientes e incorporar la avena y los condimentos.
  4. Finalmente incorporar los huevos, unir y formar las croquetas. En el centro colocar un trocito de queso.
  5. Llevar a horno por 30 minutos aproximadamente en una fuente previamente rociada con aceite en aerosol.

Dato nutricional:

La avena tiene hidratos de carbono, pero además tiene un alto contenido de fibra, la cual hace que la absorción de estos hidratos de carbono sea más lenta, beneficiando una subida más lenta de la glucemia. Además, es una excelente oportunidad para incorporar verduras en los más chicos. ¡Les llamará la atención por los colores!

Autora: Sol Bettin
Nutricionista ABC Diabetes

Trastornos de alimentación y diabetes

Desde la década de los 80 del pasado siglo, la asociación entre un grupo de conductas alimentarias de riesgo y trastornos de la alimentación con la diabetes mellitus comenzó a recibir atención. Es probable que los artículos “Anorexia nervosa and bulimia in diabetics” o “Bulimia, anorexia nervosa y diabetes”, publicados en 1984 en el Journal of Psychosomatic Research y The Psychiatric Clinics of North America, respectivamente, fueran los primeros dedicados a explorar esta relación.

A partir de este momento, el estudio de la prevalencia, características clínicas y las consecuencias médicas de esta relación ha sido objeto de estudio por parte de numerosas investigaciones. De hecho, está ampliamente documentado que las adolescentes y mujeres con diabetes tipo 1 tienen mayor probabilidad de desarrollar conductas de alimentación de riesgo que sus contrapartes sin diabetes.

En estas conductas de riesgo pueden incluirse las dietas “milagro”, los ayunos, los atracones y un rango de conductas compensatorias y purgativas que interfiere claramente con un adecuado manejo de esta enfermedad. Las conductas de alimentación deben ser entendidas en un continuo que va desde la restricción hasta los atracones.

Comencemos analizando las restricciones, donde podemos encontrar las dietas “milagro” y los ayunos, por solo citar dos ejemplos. Las dietas “milagro” son altamente restrictivas, pues el objetivo es perder mucho peso en un corto período de tiempo.

Por su parte, los ayunos prolongados interfieren con las cinco comidas por día que estos pacientes deberían hacer.

En el otro extremo se encuentran los atracones, que se caracterizan por una exagerada ingestión de alimentos en un corto período de tiempo y la sensación que la personas tiene de no poder parar. También aquí se suma el comer nocturno, donde las personas incrementan la ingestión de calorías después de la cena (alrededor del 25% de la ingestión del día). En ambos casos se suelen ingerir alimentos altamente procesados y calóricos que no suelen ser recomendable para la dieta de las personas con diabetes.

Por último, habría que analizar un grupo de conductas purgativas o compensatorias que pueden complicar aún más las cosas. Dentro de estas se pueden señalar provocarse el vómito, el uso de laxantes, el consumo de productos de herbolario sin acción demostrada en sustitución de algunos alimentos o una práctica excesiva de la actividad física. En la diabetes de tipo 1 también se ha observado que, para perder peso, algunos pacientes evitan inyectarse sus dosis de insulina, o se las administra en cantidades inferiores a las necesarias.

Aunque estas conductas por sí solas constituyen un riesgo considerable para los pacientes con diabetes, el mayor riesgo viene dado cuando hablamos de un trastorno de alimentación clínicamente establecido y diagnosticable. Los trastornos de la alimentación tienden a pasar desapercibidos para muchas familias, hasta que sus manifestaciones son notablemente graves. Suelen parecer problemas menores, cuando la realidad muestra que tienen la mayor tasa de mortalidad de todas las enfermedades psiquiátricas.

Si entendemos que el manejo de la diabetes pasa por la adherencia a una alimentación moderada y saludable, es lógico pensar que prestar atención a las conductas alimentarias de los pacientes resulta un factor sumamente importante. En este sentido tendríamos que estar atentos a los indicadores de anorexia, bulimia, trastorno de atracones y síndrome de comer nocturno en los adolescentes.

En esta etapa evolutiva los conflictos con la imagen y el peso se tornan más agudos. A ello habría que añadir la existencia de una comunidad en Internet denominada pro-anorexia donde se ofrecen consejos y retos para perder peso. Muchas chicas suelen volverse tristemente famosas en las redes por sus imágenes de desnutrición extrema, autolesiones o muerte. No resulta complicado que, como cualquier otro, un adolescente que tiene diabetes pueda acceder a este tipo de contenidos.

Tomando en cuenta lo anteriormente expuesto y antes de activar las alarmas, necesitamos saber si los adolescentes con diabetes tipo 1 tienen más riesgo de desarrollar un trastorno de la alimentación. Una revisión publicada en 2013 en Diabetic Medicine, analizó 10 estudios sobre el tema. Los resultados mostraron que el diagnóstico de los trastornos de la alimentación estaba presente en el 7% de los adolescentes con diabetes tipo 1, en comparación con el 3% de los adolescentes que no tenían diabetes.

El mismo estudio también observó que saltarse intencionadamente las inyecciones de insulina es una conducta que afectaba alrededor del 40% de las chicas con diabetes tipo 1. Los resultados parecen indicar que resulta necesario prestar atención al desarrollo de trastornos de alimentación y a evitar la inyecciones de insulina como particularidad compensatoria en estos pacientes.

¿Qué indicadores pueden alertarnos de la presencia de un problema?

En primer lugar debemos tener en cuenta el peso, los factores de personalidad y el entorno familiar. En segundo lugar, qué ocurre tras el diagnóstico y la edad a la que éste ocurre.

En este momento observar qué ocurre con el peso es importante, pues las manifestaciones de la alimentación de riesgo son diferentes en dependencia de si se gana o se pierde peso. Hay que estar muy pendiente si existe satisfacción con la pérdida de peso o la preocupación cuando se gana. El tercer indicador lo podemos observar en el manejo y respuesta del tratamiento con insulina. En este punto habría que prestar atención a los episodios de hipoglucemia o la ganancia de peso.

En el primero podría estar relacionado con episodios de atracones. Al darse un atracón sube la glucemia y hace necesaria una dosis adicional de insulina, cuestión que puede llevar a una hipoglucemia y la perpetuación de la conducta de atracones con el reinicio del ciclo. Por supuesto, la ganancia de peso es inevitable.

Por su parte, para el segundo caso podría ocurrir todo lo contrario: una combinación de conductas de restricción y el rechazo a aplicarse el tratamiento con insulina como conducta compensatoria. Otro problema asociado a la ganancia de peso puede ser el conteo de calorías. En este sentido existen muchas familias que suelen perpetuar estas conductas con sus alabanzas a la pérdida de peso y su obsesiva focalización en las calorías que se consumen.

Me gustaría llamar la atención sobre un factor de riesgo en los trastornos de la alimentación al que muchas familias ni siquiera prestan atención porque es percibido como una cualidad positiva. Estoy haciendo referencia al perfeccionismo. En el caso de estas personas es un perfeccionismo socialmente prescrito, que suele tapar las dificultades con la autoestima que la propia insatisfacción con la imagen genera.

Estos chicos, aunque la mayoría de los estudios se han realizado con chicas, se esfuerzan por ser los mejores en todas las áreas con el objetivo de recibir aprobación de padres y compañeros. Cuando no llegan al resultado propuesto suelen experimentar intensos episodios de depresión, ansiedad o angustia que les lleva a la necesidad de autocastigarse.

Por tanto, estemos atentos para detectar cualquier tipo de trastorno a los que se refiere este artículo.

Boris C. Rodríguez
Master en Psicología Médica y Doctor en Psicología Clínica y de la Salud

Receta por raciones: Nidos de patata con verdura salteada

Nidos de patata con verdura salteada

1 Ración de Hidratos de carbono (HC) = 10 gr. de hidratos de carbono.

Nº de raciones totales de HC = 13,8

Nº de raciones HC por persona = 3,45

Nº de personas = 4

Clasificación = Primer plato

INGREDIENTESHidratos de Carbono (gramos)Nº de Raciones de HidratosGrasasProteínas
 2 patatas 11311,3   
 1 calabacín10   
 1 zanahoria0,5   
 1 cebolla10   
 2 dientes de ajo    
 4 huevos   19,4 
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra20
 Sal al gusto

*Composición nutricional por gramos de porción comestible.  

ELABORACIÓN:

  1. Lavar, pelar y rallar las patatas en tiras muy finas.
  2. En una sartén con aceite de oliva virgen caliente freír las tiritas de patata en forma de nidos de manera que se peguen entre ellas formando así los nidos de patatas como base para la elaboración del plato. Poner a punto de sal inmediatamente después de retirarlos de la sartén y reservar.
  3. Cortar el calabacín, la zanahoria y las cebollas tiernas en tiras finas. Saltear a fuego fuerte todas las verduras en una sartén con aceite de oliva virgen caliente junto con los dos dientes de ajo cortados en láminas.
  4. Una vez estén las verduras cocinadas al dente, añadir a la sartén los huevos batidos, remover hasta conseguir el punto de cuajado deseado y antes de retirar del fuego poner a punto de sal.
  5. Servir este revuelto de verduras en cada plato sobre el nido de patatas fritas que tenemos reservado.

Dato nutricional:

Según la FEN, el huevo es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico. Este valor es el mayor para la proteína del huevo, debido a la concentración y equilibrio en que se encuentran los distintos aminoácidos que las constituyen. Las proteínasdel huevo solo se digieren parcialmente por nuestro organismo si se consume cruda. Al cocinarla, la digestión es total y se aprovechan todos sus componentes.La proporción entre los ácidos grasos saturados e insaturados del huevo es nutricionalmente recomendable. Es uno de los alimentos de origen animal con mejor composición grasa.El huevo es la mejor fuente dietética de colina, que está en la yema. La colina es importante para la formación y el funcionamiento normal del cerebro y el sistema nervioso y previene el deterioro cognitivo ligado al envejecimiento. Es rico en vitaminas A, D, E, K, B12, ácido fólico, biotina y ácido pantoténico. Ademáses fuente de fósforo, el zinc, hierro, selenio y yodo.

Autora: Adive Márquez

Nutricionista voluntaria de Asociación Diabetes Madrid

Taller de cocina para personas con diabetes

Taller de cocina para personas con diabetes

Dirigido a personas con diabetes y familiares que quieren disfrutar cocinando. Consejos para personas con intolerancias alimentarias y enfermedad celiaca.

Fecha

Domingo, 21 de junio de 2020, 13.00-14.00

Ponentes

Cristina Ortega (dietista nutricionista) y Marga Muñoz (chef) nos presentarán 3 recetas de temporada con ingredientes muy sugerentes.

Recetas deliciosas y saludables para disfrutar en familia.

Posteriormente, podrás solicitar todas las recetas de la Asociación Diabetes Madrid en info@diabetesmadrid.org

Actividad dentro del programa Diabetes en directo”, jornada organizada por la Asociación Diabetes Madrid en colaboración con el XXXI Congreso de la Sociedad Española de Diabetes.

Inscripciones

https://www.sedmadrid2020.com/index.php/programa/actividad-para-pacientes

Vídeo: Taller Diabetes tipo 2, segunda parte

En esta segunda parte del Taller sobre diabetes tipo 2 de Asociación Diabetes Madrid, la Dra. Clotilde Vázquez, endocrinóloga, Paula Labeira, nutricionista, Mª Eugenia Muñoz, psicóloga y Ángel Moneva, podólogo, nos hablan sobre las diferencias entre la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo2, qué es una hipoglucemia y cómo se trata, el ejercicio físico en personas con diabetes, el calendario de revisiones en personas con diabetes tipo 2, el cuidado de los pies en personas con diabetes: higiene, autoexploración y calzado y el apoyo emocional a las personas con diabetes y sus familiares.

Receta por raciones: Crema de calabaza y avena con nuez moscada

Crema de calabaza y avena con nuez moscada

1 Ración de Hidratos de carbono (HC) = 10 gr. de hidratos de carbono.

Nº de raciones totales de HC = 10,2

Nº de raciones HC por persona = 2,5

Nº de personas = 4

Clasificación = Primer plato

INGREDIENTESHidratos de Carbono (gramos)Nº de Raciones de HidratosGrasasProteínas
 1 kg. de calabaza25 2,5   
 100 g. de copos de avena 67 6,7  
 1 cebolla10   
 Nuez moscada    
 1 l. de agua    
 40 ml. de aceite de oliva virgen extra   40 
 sal al gusto

*Composición nutricional por gramos de porción comestible.  

ELABORACIÓN:

  1. Limpiar, pelar y picar la calabaza a dados y la cebolla en juliana.
  2. En una cazuela con aceite de oliva caliente, agregar la cebolla y rehogar tres minutos a fuego no muy fuerte.
  3. Agregar los dados de calabaza, remover bien y salpimentar al gusto.
  4. Cubrir todo con agua, dejar cocer a fuego lento por media hora aproximadamente
  5. Cuando falten 10 minutos para terminar la cocción, añadir los 100 g de copos de avena.
  6. Trascurrido este tiempo, retirar del fuego, rallar una pizca de nuez moscada y triturar con la batidora eléctrica, hasta que quede una crema lo más fina posible. Si quedara algún grumo o filamento, se puede pasar la crema por el colador chino.
  7. Repartir la crema de calabaza y avena en recipientes individuales y justo en el momento de servir adornar con unas gotas de aceite de oliva en crudo.

Dato nutricional:

De acuerdo a la FEN, la calabaza es un alimento rico en fibra soluble e insoluble, las cuales ayuda a regular el tránsito intestinal y al complementarlo con la avena, su aporte incrementa . Además es buena fuente de vitamina A (rica en beta carotenos, de ahí su color), C y potasio.

Autora: Adive Márquez

Nutricionista voluntaria de Asociación Diabetes Madrid

Vídeo de la actividad diabetes tipo 2: Diabetes y Alimentación

Aquí tenéis el vídeo de la actividad dirigida a personas con diabetes, familiares y profesionales de la Atención Primaria sobre alimentación y diabetes. En él encontrarás consejos prácticos para hacer la compra y cocinar, cómo planificar tu menú semanal y el consumo de fruta de temporada. Y si quieres aprender más sobre cómo manejar y/o prevenir la diabetes tipo 2, inscríbete en nuestro próximo taller: Diabetes tipo 2, 2ª parte: diferencias con la Diabetes tipo 1, prevención de complicaciones y motivación.

Con la colaboración de Novo Nordisk.

Taller Diabetes tipo 2, 2ª parte: diferencias con la Diabetes tipo 1, prevención de complicaciones y motivación

Orientaciones prácticas para manejar la diabetes tipo 2.

Actividad dirigida a personas con diabetes tipo 2, familiares y profesionales de la Atención Primaria.

Lugar

Aula Virtual de la Asociación Diabetes Madrid

Fecha

Viernes, 5 de junio de 17:00 a 18:30

Objetivos

  • Diferencias entre la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo2.
  • Qué es una hipoglucemia y cómo se trata.
  • Ejercicio físico en personas con diabetes.
  • Calendario de revisiones en personas con diabetes tipo 2.
  • El cuidado de los pies en personas con diabetes: higiene, autoexploración y calzado.
  • Apoyo emocional.
  • Compartir experiencias con otras personas con diabetes.

Ponentes

Dra. Clotilde Vázquez.
– Jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz
– Por su trayectoria asistencial, docente e investigadora, así como por sus responsabilidades institucionales, es un referente en esta área de conocimiento. Actualmente es la Presidenta de la Sociedad madrileña de Endocrinología, Nutrición y Diabetes y directora científica del Máster: “La obesidad y sus comorbilidades”, de la Universidad de Alcalá de Henares.
– Posee entre otros nombramientos, la Certificación de la Sociedad Europea para el estudio de la Obesidad.
– Dirige el Overweight & Obesity Institute (OOI) en el seno de la Fundación Jiménez Díaz.
Paula Labeira
– Nutricionista con experiencia en el ámbito clínico y deportivo.
– Forma parte del equipo multidisciplinar del Overweight & Obesity Institute (OOI) en la Fundación Jiménez Díaz y en la Unidad de Obesidad del Dr. López Nava en el Hospital Universitario HM Sanchinarro.
Ángel Moneva
– Podólogo con experiencia entre otros en el ámbito de la biomecánica, ortopedia, podología deportiva, infantil y geriátrica, y cirugía del pie a nivel nacional e internacional.
– Miembro de la Asociación Española de Podología Deportiva y de la Asociación Española de Cirugía Podológica. 
– Director de la Clínica Moneva, centro dedicado al cuidado integral de la salud de los pies.
Con la intervención de María Eugenia Muñoz, miembro del equipo de psicología de la Asociación Diabetes Madrid

Inscripciones

¡Plazas completadas!

Con la colaboración de Novo Nordisk.

Puedes ver el vídeo de la primera parte de este taller aquí:

Asesoramiento sobre nutrición para socios de ADM

En el estado de alarma que estamos viviendo es importante mantener una buena salud tanto física como emocional y para ello es fundamental seguir una dieta equilibrada. La Asociación Diabetes Madrid ofrece Consultas de nutrición con descuentos para sus socios .

La reclusión y el aislamiento vividos en este periodo de confinamiento y desescalada pueden hacer que hayamos descuidado nuestra alimentación, lo que unido a la falta de ejercicio y a la inquietud y el miedo, tendría consecuencias en nuestra salud en los próximos meses.

En este confinamiento nos hemos visto obligados a estar encerrados en nuestras casas y planear menús diarios para toda la familia, niños y adultos. Las comidas no siempre son todo lo saludables que es recomendable para ayudarnos a mantener la energía y la vitalidad. Con una alimentación programada se gana en salud y en calidad de vida, por ello hay que optar por platos equilibrados que nos aporten la energía necesaria. También es importante no canalizar nuestras emociones con la comida, porque así es fácil caer en el consumo de alimentos que aportan muchas calorías y pocos nutrientes.

Errores comunes

Durante el confinamiento muchas familias han recurrido más a productos ultraprocesados, reduciendo el consumo de cierto tipo de alimentos frescos como pescado o verduras y cayendo en la tentación de comer entre horas snacks o dulces, ricos en azúcares, harinas refinadas y grasas. Además, es fácil sucumbir al picoteo continuo y a la improvisación de comidas poco saludables.

Mejorar la alimentación

Según un estudio, el 30% de los españoles ha aumentado de peso durante el confinamiento. La Federación Española de Nutrición indica que, aunque en este periodo se ha producido un aumento del consumo de productos básicos de la dieta mediterránea, también ha aumentado el de bebidas que habitualmente se consumían en hostelería, de productos precocinados y azúcar. Ahora, que empezamos a retomar la vida activa, intentar iniciar una dieta sin el asesoramiento de especialistas puede agudizar los problemas de salud, crear ansiedad y acelerar el efecto rebote.

La Asociación Diabetes Madrid, en su labor de apoyo, educación y acompañamiento a las personas con diabetes, ofrece un asesoramiento personalizado en materia de nutrición para todos los que lo soliciten, con un descuento especial a los socios. Adquirir hábitos saludables en materia de nutrición y mantenerlos, empezando por adoptar una dieta rica y variada y la práctica de ejercicio físico, es imprescindible para llevar una vida sana.

Para solicitar esta consulta puedes llamar al teléfono 915706243 o escribir al correo electrónico info@diabetesmadrid.org.