Los padres y los estilos educativos

Los padres y los estilos educativos

Aun existiendo otros factores que inciden en el desarrollo de los hijos, como su carácter, el colegio, la diabetes, etc. es en la familia donde se elabora el “caldo de nutrientes” más importante y decisivo, es el lugar referente para los hijos y donde aprenden las cosas más importantes de su vida.

Es muy difícil saber si estás educando correctamente a tu hijo y no tener la sensación de que te estás equivocando… pues del comportamiento de los padres, dependen muchas de las respuestas de los hijos.

Algunas de las formas erróneas de educar en las que solemos caer los padres frecuentemente, son las siguientes…

Sobreprotección

Son padres que están siempre un paso adelante, no logran distinguir cuándo deben intervenir y cuándo es momento de dejar que sus hijos aprendan a calcular riesgos. Creen que nadie hará las cosas o guiará a sus niños como ellos. Muchas veces esta posición limita a los hijos de la posibilidad de estar al cuidado de otros adultos, o de ir a casas de amigos o ser cuidados por otras personas.

La tendencia natural de los padres es sobreproteger a sus hijos, esta situación se ve especialmente acentuada si el hijo tiene una enfermedad crónica como es el caso de la diabetes, ya que perciben al hijo más frágil de lo que en realidad es.

Esto se da más en hogares con poca organización, donde es difícil delimitar normas, donde hay poca exigencia y se pide poco esfuerzo a los hijos. Lo que, lógicamente, trae consecuencias en los hijos….

¿Cómo se comportan estos padres?

  • Son padres constantemente preocupados por lo que les pueda ocurrir a sus hijos.
  • Se sienten culpables y responsables por todo lo que les sucede, porque constantemente se plantean que han hecho algo mal ante una hipoglucemia o hiperglucemia.
  • Son muy blandos y poco consistentes con las normas (las amenazas y/o castigos raramente se cumplen).
  • No delegan en otras personas para cuidar a sus hijos solos (“mejor que yo nadie”).
  • Actúan, piensan, sienten, deciden por su hijo.
  • Hacen cosas a sus hijos, que por edad, ya podrían hacer sus hijos (hacerle los controles).

Consecuencias en los hijos

  • Inseguridad; puesto que son niños que no están acostumbrados a hacer las cosas por sí ya que sus padres prácticamente han hecho todo por ellos, por lo que no saben tomar decisiones. 
  • Baja autoestima, sobre todo en comparación con otros niños sin diabetes de su misma edad, ya que se sienten con menos capacidades que el resto de los niños de su edad.
  • Despreocupación por su futuro, ya que” mis padres se ocupan por mi…”
  • Dependencia de los padres para todo porque se sienten incapaces de hacer algo por sí mismos, pues han dependido toda su infancia de sus padres, que intercedían por ellos en todo momento.
  • Suelen ser niños retraídos.
  • Baja tolerancia a la frustración. Al no haber aprendido a fallar y a equivocarse, cuando lo hagan en un futuro tendrán muy poca paciencia y no sabrán encajar el revés.
  • No se ven capaces de hacer frente a los problemas.
  • Niños miedosos. Han aprendido a temer muchas cosas que no son peligrosas, pero que sus padres temían.

¿Cómo combatirla?

  • “Deja que se tropiece y caiga” de vez en cuando.
  • Delega poco a poco responsabilidades, en función de su edad y madurez.
  • Cuantas más cosas sabe hacer un niño por sí sólo, más se quiere a sí mismo y yo entiendo que vosotros queréis que vuestro hijo se quiera mucho…
  • Cuidar de un ser querido no significa llegar a pensar por él, al contrario confía en él.

Permisividad

El control que los padres ejercen sobre los hijos es escaso o inexistente.  Tratan a sus hijos como iguales, haciéndoles cómplices de situaciones que no son adecuadas para su edad y su capacidad de razonamiento.

Normalmente son afectuosos y no plantean a sus hijos tareas acordes con su edad de las que puedan ir asumiendo la responsabilidad (si el niño no quiere hacer un control capilar, que no la haga, si total es muy pequeño no se le puede exigir…). 

Seguir el tratamiento de la diabetes es doloroso para los padres ya que, en ocasiones, hay que controlar comidas o restringirlas, hacerles esperar cuando tienen hambre, hacerles poner la insulina, hacerse el control glucémico. A causa de esta situación surge un efecto compensatorio detrás del pensamiento de los padres; “pobre, bastante tiene con la diabetes como para pedirle más cosas“y entonces le exigen menos en otras áreas que, si no fuera porque tiene diabetes, no lo harían.

¿Cómo se comportan estos padres?

  • El hijo manda. Se hace todo cuanto él quiere sin que tenga ninguna responsabilidad.
  • Son padres que no ejercen ningún control sobre su hijo.
  • No se fomenta ningún tipo de superación personal al hijo.

Consecuencias en los hijos

  • Irresponsabilidad.
  • Pasotismo.
  • La falta de control que genera una baja autoestima, ya que se enfrentan a tareas que sobrepasan sus capacidades.
  • Poco persistentes.
  • Dificultad de autocontrol.
  • Poca tolerancia a la frustración.
  • Dificultad para asumir responsabilidades.
  • Baja autoestima.
  • Falta o poca iniciativa, no se sienten motivados.
  • Inseguridad.
  • Manipulaciones.
  • Caprichos (casi siempre se “salen con la suya”).
  • Suelen ser adolescentes que transgreden las normas.

¿Cómo combatirla?

  • Tratar al niño con independencia de su diabetes.
  • El es uno más en la familia, no es especial por la diabetes. Es especial por ser María o Pedro…. por ser único como persona.
  • Se le castiga y refuerza con independencia de la diabetes.

Autoritarismo o Exigencia excesiva

Son padres que ejercen un control férreo sobre sus hijos y además lo hacen mediante la afirmación del poder (esto se hace así porque lo digo yo) tienen un estilo educativo autoritario.

La comunicación con los hijos es por lo general, pobre. Se trata de padres que no saben cómo hablar con sus hijos o cómo ponerse a su nivel para poder mantener una conversación.

Los datos que aporta el hijo son utilizados para poder ejercer un mayor control sobre él. Por ejemplo, la sensación que tiene el hijo es que cada medición capilar es un examen que se suspende o se aprueba.

En general, son padres poco afectuosos con sus hijos y que ejercen una alta presión sobre los mismos para que asuman responsabilidades para las que no están preparados.

Son padres que sobrevaloran la importancia del tratamiento, priorizando el hecho de tener diabetes sobre otras áreas de su hijo como niño. En general, atienden las necesidades diabetológicas de sus hijos descuidando otras de sus necesidades (afectivas, de escucha, etc.), siendo su principal satisfacción que los resultados de los controles glucémicos vayan “como es debido”.

¿Cómo se comportan estos padres?

  • Dan las órdenes porque son la autoridad y no admiten réplica.
  • Los hijos les tienen cierto “miedo”.
  • Suelen ser padres poco afectivos con los hijos.
  • El tema principal de comunicación de la casa es la diabetes, llegando incluso a ser el monotema de la familia.
  • Son padres muy controladores: “¿qué has comido y cuánto tenías?”.
  • Piden más de lo que por edad y madurez los hijos pueden alcanzar y como resultado “frustrados hijos y frustrados padres”.

Consecuencias en los hijos

  • Rebeldía (según la personalidad que tenga) cuando se pretende que el hijo tome las riendas de su diabetes, éste abandona el cuidado al verse, por fin, libre de la presión y la vigilancia.
  • Dependencia (según la personalidad que tenga).
  • Niños “obedientes”, poco alegres o espontáneos.
  • Tensión/ obsesión porque sus padres no se enfaden.
  • Niños vulnerables a la tensión familiar.
  • Niños de carácter irritable.
  • Inseguridad si no aciertan.
  • Miedo hacia las reacciones de sus padres.
  • Tienden a saltarse las indicaciones de sus padres sin ser descubiertos (comer a escondidas, se ponen suplementos de insulina por su cuenta…).
  • Valen en tanto “satisfacen” a sus padres. “Si mejoro mis controles, mis padres me querrán más”.
  • Se sienten incomprendidos por sus padres, ya que éstos no se ponen en su lugar.
  • Sentimientos de culpa y menosprecio porque no”dan la talla” de lo que se les ha pedido.

¿Cómo combatirla?

  • Ponte en el lugar de tu hijo evitando etiquetas y juicios de valor.
  • Evita las fiscalizaciones y promueve el diálogo y negociación con él.
  • Promueve actitudes de tolerancia, flexibilidad, capacidad para admitir errores y minimizar las frustraciones.
  • Escucha su opinión y tenla en cuenta.
  • “La diabetes no es una asignatura que se aprueba o se suspende”.

Negligencia o indiferencia

Es el estilo educativo que se presenta con menor frecuencia. Puede darse en personas muy atareadas, parejas jóvenes y poco maduras, o cuando los hijos no son deseados o los padres no saben o no se implican en el tratamiento. No son padres receptivos a las necesidades de los menores y son indiferentes afectivamente. No practican de forma coherente ningún tipo de disciplina.

Este estilo se caracteriza porque los padres no están implicados en la crianza de sus hijos y, por tanto, no proporcionan el apoyo necesario a sus niños ni les sirven de guía. Lo que conlleva  un impacto negativo en el desarrollo de sus hijos tanto en el presente como en el futuro.

¿Cómo se comportan estos padres?

  • Tratan a sus hijos como si fueran adultos.
  • “La diabetes es cosa suya” (del hijo).
  • “El hijo debe aprender solo lo que tiene que hacer para ser más independiente el día de mañana”.
  • Pretenden conseguir que sus hijos sean autosuficientes y aprendan a vivir sin ellos, pero sin darles herramientas para lograrlo.

Consecuencias en los hijos

  • La falta de dependencia de los padres, (sobre todo conforme va llegando la adolescencia) se traduce en una dependencia de los hijos hacia otras personas (no siempre buenas) que le ofrecen aquello que no tienen en casa.
  • Alejamiento afectivo de la familia.
  • Sobrecarga del tratamiento de la diabetes sin estar evolutivamente preparados, lo cual les produce mucha presión.

¿Cómo combatirla?

  • Aunque no puedas estar mucho tiempo con tu hijo, que sea un tiempo de calidad, es decir que sea un tiempo gratificante.

Estilo democrático

Los padres democráticos suelen ser firmes pero también brindan apoyo y cariño a sus pequeños. Dicho de otro modo, ponen reglas que esperan que los hijos sigan; sin embargo, consideran que existen excepciones en estas reglas.

Los padres democráticos suelen explicar las consecuencias que tiene la conducta negativa de sus hijos en vez de aplicar castigos. Asimismo, emplean el refuerzo positivo para los buenos comportamientos.

Las relaciones parentales están definidas por el respeto mutuo y la cooperación. El adulto considera que se puede equivocar en las decisiones. Buscan y potencian que los hijos puedan aprender autónomamente y que saquen lo mejor de sí mismos.

¿Cómo se comportan estos padres?

  • Son afectuosos.
  • Elevado control, pero flexibles.
  • Dan explicaciones a los niños acordes a su edad.
  • Piden a sus hijos que asuman responsabilidades, también acordes a su capacidad.
  • La comunicación familiar es buena.
  • Son padres preocupados que ayudan a sus hijos en la toma de responsabilidades sirviéndoles de guía.

Consecuencias en los hijos

  • Tendencia a la felicidad y el éxito.
  • Seguros.
  • Buenas autoestima.
  • Autocontrol.
  • Persistencia en las tareas.
  • Responsabilidad.
  • Niños independientes.
  • Niños cariñosos.
  • Sistema moral propio.

Una pregunta clave que te puedes hacer para ayudar a tu hijo a ser más autónomo podría ser; ¿si mi hijo no tuviera diabetes, le dejaría hacer esto o aquello?” que los motivos que os lleven a negarle realizar alguna actividad sean porque consideráis que no tiene la edad o madurez para hacerlo pero no por el hecho de que tiene diabetes.

Olga Sanz
Asesoría Psicológica A.D.M.

Acuerdo de colaboración entre ADM y ADAP (Asociación de Diabéticos de Alcorcón y Periferia)

Acuerdo de colaboración entre ADM y ADAP

Asociación Diabetes Madrid ha firmado un acuerdo de colaboración con la Asociación de Diabéticos de Alcorcón y Periferia (ADAP). 

Los socios y las personas con diabetes tipo 1 que estén interesados serán atendidos directamente por ADM. Las dos asociaciones han acordado celebrar actividades de formación, divulgación e información en el ámbito municipal de Alcorcón, así como compartir todas las actividades organizadas por nuestra asociación para la participación de las personas que estén interesadas, haciéndoles llegar toda la información necesaria.

Igualmente se facilitarán ejemplares de la revista Entre Todos para que ADAP decida su distribución.

Un acuerdo que nos llena de satisfacción y que abre nuevos horizontes de colaboración para caminar juntos persiguiendo nuestros principales objetivos de acompañar, educar, informar y defender a las personas con diabetes. 

Personal de enfermería, protagonistas en el Día Mundial de la Diabetes 2020

Personal de enfermería

Mañana sábado 14 de Noviembre, se celebra el Día Mundial de la Diabetes, el tema elegido por la IDF (International Diabetes Federation) este año es Personal de enfermería: Marcando la diferencia en el cuidado de la diabetes. El objetivo de esta campaña es concienciar sobre el papel fundamental que desempeña el personal de enfermería en el apoyo a las personas que viven con diabetes. 

Según informa la OMS, actualmente el personal de enfermería representa el 59% de los profesionales sanitarios y se considera que es necesario aumentar ese porcentaje para 2030. Son precisas la formación y preparación de nuestros profesionales para ayudar a las personas con diabetes, para lo cual tiene que ser imprescindible invertir en una mejor educación y destinar para ello la financiación suficiente para conseguirlo.

Entre otras razones expuestas por la IDF es que el número de personas con diabetes sigue en aumento a nivel mundial, con lo cual el papel de los enfermeros y enfermeras cada vez es más importante en gestionar el impacto de la enfermedad. En el diagnóstico de una diabetes en muchas ocasiones es el primer profesional con el que la persona interactúa de una manera más directa, de quien recibe los pasos a seguir en el día a día con lo cual su cualificación, atención y tratamiento iniciales son fundamentales para tratar, ayudar y educar a la persona que se le acaba de diagnosticar.

En el mensaje de este año se destaca el papel clave del personal de enfermería en el diagnóstico temprano que asegure un tratamiento adecuado, ofrecer tanto apoyo en el autocontrol como en los aspectos psicológicos con el fin de evitar complicaciones y abordar los factores de riesgo de diabetes tipo 2 para ayudar a prevenirla.

Por tanto el esfuerzo de este año se resume en conseguir el reconocimiento por parte de los gobiernos, para que promuevan el papel de los profesionales sanitarios invirtiendo en educación y formación con el fin de dotarles de la experiencia necesaria y así marcar la diferencia para las personas que tienen diabetes.

Día Mundial de la Diabetes

La Clínica Universitaria de la URJC y Asociación Diabetes Madrid se unen para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes

La Clínica Universitaria de la URJC y Asociación Diabetes Madrid se unen para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes

La Asociación Diabetes Madrid y la Fundación de la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos han firmado un acuerdo de colaboración que enmarca el trabajo conjunto de ambas instituciones, tanto en el terreno profesional y asistencial, como en el desarrollo de proyectos formativos y de prevención, divulgación y promoción de la salud.

Tanto la presidenta de la Asociación Diabetes Madrid, Pilar Martínez Gimeno como el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, consideran este acuerdo como una oportunidad para mejorar la atención y la calidad de vida de las personas que con diabetes en la región, además de para concienciar sobre la enfermedad y contribuir al diagnóstico precoz de pacientes.

El acuerdo marco firmado hoy se apoya en una comisión de seguimiento compuesta por expertos de ambas organizaciones, que será la encargada de su desarrollo y cumplimiento e irá concretando las diferentes iniciativas y proyectos de interés común que irán llevando a cabo.

Como punto de partida de esta colaboración, la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos ofrecerá condiciones económicas especiales en todos los servicios clínicos asistenciales de los que dispone a todos los miembros de la Asociación Diabetes Madrid, así como a sus familiares de primer grado.

La Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos combina la prestación de servicios sanitarios de diversas especialidades, al más alto nivel científico, humano y profesional, con actividades de docencia e investigación de las titulaciones y de las enseñanzas de postgrado que se imparten en la Facultad de Ciencias de la Salud de la URJC.

La Asociación Diabetes Madrid, de ámbito de la Comunidad de Madrid, es una asociación de más de 2.500 niños, jóvenes y adultos con diabetes y sus familiares unidos para dar apoyo emocional desde el momento de diagnóstico, informar sobre la enfermedad y sus complicaciones, educar a través de sus más de 60 actividades anuales y defender las distintas causas actuales de discriminación de este colectivo.

Más información:

Jorge Hinojosa
Gerente y Relaciones Institucionales Asociación Diabetes Madrid gerencia@diabetesmadrid.es
www.diabetesmadrid.org
Teléfono: 91 570 62 43
Lucía Palomo Lobo
Departamento de Comunicación Fundación Clínica Universitaria | Universidad Rey Juan Carlos
lucia.lobo@clinica.urjc.es 
www.clinicaurjc.es
Teléfono: 91.488.90.20

Nuestros socios: compartiendo la vida con un perro de alerta médica

Compartiendo la vida con un perro de alerta médica

Me gustaría compartir con vosotros nuestra experiencia como “diabéticos tipo III”, tras 11 años como tales y de ellos los 3 últimos compartidos con un perro de alerta médica que ha sido adiestrado en la detección anticipada de variaciones de glucosa en sangre. A estos compañeros los identificamos como #dulcedetectores.

Cómo sabréis los “diabéticos tipo III”somos aquellos que sin padecer diabetes, vivimos y convivimos día a día con esta enfermedad, ya que nuestro hijo, pareja, padre, madre, hermano o hermana la sufre y está integrado de alguna manera en nuestro día a día. Somos esos que no se acuestan hasta que su glucemia es la adecuada o se ponen el despertador a las 03:00 AM para hacer un nuevo control, esos que ya entienden lo que supone una hipo o hiperglucemia, esos que estamos familiarizados y hemos incluido en nuestro lenguaje diario términos como unidades de insulina, medidor, glucemia, índice glicémico, raciones de hidratos de carbono, cuerpos cetónicos o hemoglobina glicolisada.

En nuestro caso, nuestro hijo David, ahora con 23 años, debutó cuando contaba con 12 años y se puede decir que en general, desde el principio, ha sido responsable y muy cuidadoso en el manejo de su enfermedad y así lo confirmaban sus “glicos”. No obstante, decidimos contar con la ayuda y colaboración de un perro de asistencia y en agosto del 2017 llego Leia a nuestras vidas; una pequeña Jack Russel que contaba con casi 5 meses y que había sido adiestrada y preparada por la Fundación CANEM para tal fin. Con su llegada esperábamos que David mejorara las cifras de sus controles de glucemia y sobre todo que esta le alertará de forma anticipada de los cambios en su glucosa, pudiendo así tomar medidas correctivas que le permitieran evitar situaciones de mayor riesgo. Desde el primer momento existió un “flechazo” entre Leia y David, llegando a crear un vínculo maravilloso que ha facilitado el trabajo de Leia, porque para ella, su “humano” es lo más importante.

Desde el primer momento, Leia comenzó a realizar marcajes y se fue ganando la confianza de todos, ya que NUNCA se equivocaba. Cuando Leia marcaba, demostraba constantemente que su olfato no la engañaba y aunque la cifra estuviera en rango, la glucemia de David a buen seguro iba a cambiar, en algún caso de forma drástica.

Tres años después y con cientos de marcajes acertados, todavía nos sigue sorprendiendo. No es que alerte a David porque está su lado constantemente, sino que aun estando él dentro de la ducha, con la puerta del baño cerrada, Leia hace marcajes, o sale corriendo desde el salón a donde se encuentre su “humano favorito” para avisarle que su glucemia se está moviendo. También puede estar jugando o siendo mimada por algún miembro de la familia, pero es tal el vínculo que ya tiene establecido, que deja todo en el momento que detecta que se va a producir una variación para avisarle.

Al principio pensábamos que no marcaba por la noche, lo comentamos con la Fundación y nos estuvieron dando soporte, seguimiento y consejos para ver cómo solucionarlo. Finalmente descubrimos que no es que Leia no marcara, sino que en esta casa somos de buen dormir y que Leia es una perra muy educada, ya que por la noche marca con un único ladrido y además bajito. Debe ser para no molestar a los vecinos. Así que ahora dormimos “más” pendientes que antes, pero aun así ella sola ha aprendido que cuando marca, si David no reacciona, se viene a nuestra habitación y nos avisa a nosotros. En ese momento comienza la fiesta de saltos y ladridos de alegría porque sabe que lo ha conseguido, sabe que despertaremos a David y como su olfato nunca la traiciona, sabe que será premiada.

Cómo la Comunidad de Madrid dispone de legislación que regula el acceso y estancia de los perros de asistencia en los espacios público y privados, esto ha permitido que Leia esté acreditada y así pueda acompañar a David allá donde él vaya, tal y como hace un perro guía, que es el perro de asistencia que más conocemos todos.

Sí a mí, como “diabético tipo III” y tras 3 años conviviendo con un #dulcedetector, me preguntaran sí es imprescindible contar con un perro de alerta médica para manejar la diabetes, mi respuesta sería que necesario lo que se dice necesario no lo es, ahora bien es altamente recomendable. No se puede evaluar la tranquilidad y la seguridad que te da saber que Leia está allí pendiente de tu hijo, día y noche y que no hay nada más importante para ella que poder hacer bien su trabajo. ¿Cuántas situaciones de riesgo le ha evitado y le seguirá evitando?, ¿cuántas hipo e hiperglucemias le ha ayudado a eludir?, ¿cuál es el impacto que a largo plazo han tenido todas estas actuaciones anticipadas en su calidad de vida y su salud? Simplemente, no es cuantificable. Sirva como ejemplo un marcaje de esta misma semana. 04:30 AM Leia hace un marcaje y viene a avisarme a mí, porque David sigue perdido en los mundos de Morfeo. Cuando se realiza la glucemia, su medidor continuo le indica 89 y tendencia a la baja, con lo que pudo tomar medidas correctoras anticipadas, evitando así entrar en una hipoglucemia. Si Leia no hubiera estado, David habría llegado a despertarse, pero sin lugar a duda, con una cifra mucho menor y las medidas correctoras habrían sido necesariamente más contundentes, con lo que es más que probable que hubiera pasado de una hipoglucemia a una hiperglucemia por rebote.

Al final Leia permite evitar riesgos y que estos “picos” se maticen, favoreciendo por tanto que la glucemia de David se mantenga, de forma habitual, dentro de unos valores objetivos aceptables.

Si nos fijamos en Leia simplemente en su faceta de perro, hay que reconocer que estos Jacks son pura energía. es una raza muy divertida, dinámica, afectuosa, juguetona, algo testaruda, pero sobre todo muy inteligente.

Visto con la perspectiva que te da el tiempo, hay que reconocer, agradecer y aplaudir el excelente trabajo que viene realizando la Fundación CANEM para la formación de perros de alerta médica. Con esfuerzo, trabajo y perseverancia han conseguido definir un método que permite adiestrar de forma positiva, efectiva y segura a estos #dulcesdetectores que hacen la vida de sus usuarios mucho más segura.

Francisco J. Macías
Socio de Asociación Diabetes Madrid

Sentimientos de culpa y responsabilidad en la diabetes

Sentimientos de culpa y responsabilidad en la diabetes

Mi propósito en estas líneas será diferenciar los términos culpa y responsabilidad, y así establecer la relación entre ambos.

Comencemos por la etimología de estos términos:

Culpa, del latín culpa: falta o imputación. Cuando uno admite un error. Puede tratarse tanto de culpa en la elección como en la omisión.

Responsabilidad: dar respuesta a lo prometido, responder desde lo que es capaz de… o desde lo posible.

A pesar de que ambos términos hablan de cuestiones humanas importantes, es profunda la diferencia entre uno y otro.

En la culpa uno admite que ha hecho o dejado de hacer algo que ha ocasionado algún tipo de daño o decepción a alguien. Por lo tanto, este “alguien” tiene que importarnos en alguna medida. La culpa se refiere a la imputación hecha a alguien de una determinada acción como consecuencia de su conducta y se refiere al hecho de ser causante de algo. Mientras que la responsabilidad es reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente, y de acuerdo con nuestras posibilidades y ética personal.

Los sentimientos de culpa y la responsabilidad están presentes en nuestra vida cotidiana. Hay una culpa inaugural, que nos humaniza debido a que nunca vamos a lograr responder completamente a las expectativas del otro ni a nuestros ideales. Según cómo esto marque nuestra existencia, así será la relación con los otros y con nosotros mismos.

Hablamos de lo inaugural en el sentido de que, ya desde el embarazo, y aún antes, se dan en la pareja fantasías sobre lo que esperan de su hijo: va a estudiar, será buena gente, será diferente de, este hijo hará que me realice como madre y/o padre…etc.

Estas fantasías son saludables e inevitables. Lo que será singular, será la tolerancia de los padres ante la diferencia entre el hijo fantaseado y el real. A menor tolerancia mayor será la sensación del hijo de no responder a lo que se espera de él o de ella, y ahí el terreno a la aparición del sentimiento de culpa se encuentra abonado.

No se trata de una regla matemática, el sentimiento de culpa es un sentimiento singular, distinto para cada persona. No todos nos sentimos culpables por lo mismo.

De ahí la importancia de descubrir de dónde provienen esos sentimientos, con qué estarían relacionados y dónde se generaron.

Será fundamental la historia particular de cada uno y no será válido aplicar las mismas consignas y parámetros para todos por igual.

Tomemos la historia de una mujer que espera que su bebé, que nacerá en breve, sea rubita, pelona y con ojos claros; cuando la bebé nace, resulta que tiene muchísimo pelo negro, de punta y nace morada por venir con dos vueltas de cordón. Podemos entender fácilmente que la madre sienta cierta decepción al ver a su hija por primera vez. Inferimos que si su decepción fue muy grande y mantenida durante la crianza, la niña crecería con una cierta vivencia de culpa por no satisfacer las expectativas maternas. Estas vivencias probablemente se le repetirán cada vez que establezca un vínculo con alguien significativo para ella. Creerá que es la que decepciona y por ello se sentirá culpable.

Por supuesto este es un ejemplo, las cosas no son tan determinantes ni lineales.

Otro ejemplo cotidiano: cuando alguien va a un médico y este tiene unas expectativas acerca de cómo debe ser un paciente. Cuando éstas van más allá de las posibilidades reales del paciente en ese momento, seguramente, éste sentirá que no puede responder a lo que el profesional espera, propiciándose el abandono del tratamiento, y no sólo esto, sino que el paciente podría ser juzgado como alguien no responsable de su tratamiento. Muchas personas con diabetes y con otro tipo de patologías conocen perfectamente este sentimiento.

La expresión “no responsable” se ha convertido en ese juicio negativo sobre el paciente, sosteniendo su sentimiento de culpabilidad y sensación de fracaso.

La responsabilidad no depende sólo de la voluntad. Puedo proponerme ser responsable de algo y no poder llevarlo a cabo.

Ya vimos en la etimología de la palabra responsabilidad, que ésta hace referencia a responder desde lo posible.

Hablamos de responder desde lo posible, pero no es tan sencillo llegar a admitir qué es lo posible para cada uno, ya que supone asumir que no lo podemos todo, que no todo nos es posible y a menudo nos peleamos con esta idea.

Quizás nos ayude tomar la idea de responsabilidad como un proceso y no como algo puntual. Es decir, en la medida en que conozca más de mí mismo, de mis posibilidades y limitaciones, me podré hacer cargo y responsabilizarme de mis elecciones. Por ejemplo, “no puedo llevar bien la alimentación que me conviene”, así dicho “alimentación” aparece como un todo que no nos permite discriminar entre distintos aspectos de dicha alimentación. Cómo “todo” es inabarcable y no sirve para mucho. Si tomamos partes concretas y diferenciadas podremos hacer algo con ello.

Y de ahí, ya nos podremos plantear qué podemos y qué no, cosa no siempre fácil.

Tomar la responsabilidad como un proceso nos habla de que pueden darse altos y bajos. No somos autómatas y si nos exigiéramos funcionar al 100% (registro de lo imposible) volveríamos a estar en el circuito de la culpa.

Abandonar la culpa para poder acceder a la responsabilidad es tener en cuenta que entre una y otra hay muchos momentos, distintos tipos de vínculo, estados, limitaciones, circunstancias etc.

Será nuestro deseo (entendido como empuje vital) el garante de que el proceso continúe, a pesar de los distintos momentos por los que atravesemos.

Asumir qué es lo posible para cada uno posibilitaría salir del circuito de la culpa para responsabilizarnos de nuestra parte en aquello de lo que se trate desde una posición ética.

Quedarse estancado en la culpa, es la manera de no progresar, de no cuestionarse y por tanto seguir repitiendo aquello que le llena a uno de malestar. No podemos conocer todo de nosotros mismos, siempre hay un misterio, una pregunta por lo que hacemos, ¿por qué hago esto?…

Si uno se cuestiona y, como un detective, se va fijando en las cosas que no encajan, que nos sorprenden, que nos llaman la atención, podrá ir registrando qué hechos negativos se repiten en su vida, como por ejemplo ciertas elecciones de pareja.

Pensemos un ejemplo relacionado con la diabetes. Imaginemos una persona que no logra manejarse con la diabetes en su vida cotidiana. Tiende a hacer “burradas”, como darse atracones de dulces. En momentos determinados se sentirá culpable porque sabe que come lo que “no debe”, en otros, criticará a los profesionales que le atienden. Si en algún momento esta persona no siente la curiosidad de “¿y por qué me doy estos atracones?”, si esto no le llama la atención, seguirá teniendo un sentimiento de culpa casi permanente, con el consiguiente malestar y sufrimiento. Sólo preguntándose éticamente qué es lo que me lleva a estos atracones, podrá llegar a desentrañar qué es lo que le conduce a la repetición de aquello que le daña.

¿Es algo de su historia? ¿de su pasado? ¿suele no hacer lo que es necesario para su cuidado? ¿qué es para sí cuidarse? etc…

Hay momentos en la vida en los que no somos capaces de plantearnos estas preguntas, o de poder ir encontrando algunas respuestas, pero sí sabemos que no queremos seguir sufriendo. Esto ya podría ser suficiente para buscar ayuda.

Freud, cuando sus pacientes se quejaban de lo que les pasaba les planteaba la siguiente cuestión: ¿cuál es su parte en el desorden del que se queja? Esta pregunta habla de cómo tomar una posición ética ante la vida. De cómo uno se hace cargo de sus elecciones, responsabilizándose de ellas.

Mª Eugenia Muñoz
Psicóloga Asociación Diabetes Madrid

Sumario del número 123 de la revista “Entre Todos”

Número 123 de la revista "Entre Todos"

En pocos días recibirás en tu domicilio el número 123 de tu revista Entre Todos.

Siguiendo nuestro formato habitual empezamos haciendo un resumen de todas las actividades que se han realizado en la asociación. Como sabes desde marzo nuestras actividades se imparten en el Aula Virtual con el fin de seguir tratando los temas que más te interesen. Queremos abarcar a todos los grupos de edad para que sigas estando conectado con tu asociación.

Este año por motivos obvios no se puede realizar nuestra Carrera y Caminata Popular por la Diabetes y por ello nos hemos embarcado en un evento a nivel nacional y con un amplio respaldo institucional e internacional. Vamos a dar La vuelta a España por la Diabetes. No dejes de participar, te contamos cómo hacerlo.

Entrando en nuestras secciones habituales, en este número tratamos el tema de Embarazo y Diabetes en la sección Medicina. Quizás estés pensando en tener un bebé y tienes un montón de dudas, así que te contamos todos los aspectos más importantes que debes tener en cuenta.

Nunca te has preguntado ¿de qué estará hecha esta bebida azul? ¿por qué dura tanto tiempo un producto envasado al vacío? Si quieres saber qué es eso de los colorantes, antioxidantes, potenciadores, etc, no dejes de leer la sección de Alimentación.

Menudo tema en la sección Psicología. Cuántas veces nos hemos marcado un objetivo y al final nos sentimos fatal por no haberlo cumplido. Te enseñamos cómo hacerlo para alcanzar lo que te propones.

Dentro de Nuestros Mayores vamos a ver los factores que debes tener en cuenta para prevenir la Hiperglucemia y así cumplir el principal objetivo de mantenerte mejor controlado para evitar complicaciones.

Tema difícil de tratar en el Niño y la Diabetes: el diagnóstico en menores de cinco años. Hemos intentado aplicar una dosis de positividad en medio de la época que actualmente estamos viviendo.

No se te olvide que se abre la convocatoria para el Concurso de Dibujo 2020: Tema la Navidad para los socios de 3 a 12 años. Hasta el día 25 de noviembre esperamos muchos dibujos para ver quién gana este año el primer premio.

Y también hasta el 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, nuestros jóvenes de 13 a 20 años pueden participar enviándonos Las mejores imágenes de la Diabetes 2020. Anímate a compartir tu creatividad con fotos, cómics, memes, dibujos… con ellos ilustraremos nuestras publicaciones juveniles.

Si este año te va mal pasar por la asociación, puedes adquirir la lotería de navidad a través de nuestra web. Va a ser el primer año que pongamos esta iniciativa en marcha pensando en que no te quedes sin tus participaciones. Puedes hacerlo hasta el día 14 de diciembre si no se han agotado. Si fuera así, os lo notificaríamos, pero por si acaso, no te demores.

Deseamos que una vez más la revista sea para ti un vehículo de aprendizaje y una manera efectiva de compartir y aprender sobre nuestra diabetes.

Volvemos en diciembre ¡Cuídate mucho!

Pilar de los Reyes
Redactora Jefe Entre Todos

¿Por qué no se debe hacer ejercicio con cuerpos cetónicos?

ejercicio con cuerpos cetónicos

Cuando impartimos educación diabetologica a personas con diabetes una recomendación básica es no realizar ejercicio con cuerpos cetónicos, pero ¿sabemos realmente cuál es la razón?

Para poder explicarlo primero vamos a ver qué son y cómo se producen los cuerpos cetónicos.

El organismo de forma fisiológica, obtiene la energía a través del metabolismo de los hidratos de carbono, para poder realizarlo la insulina se encarga de introducir la glucosa dentro de la célula y poder terminar el proceso con éxito; pues bien, cuando tenemos una glucemia elevada (>250 mg/dl)1 junto con un déficit absoluto de insulina (olvido de dosis o insulina en mal estado), incremento de hormonas de contrarregulación, infecciones, enfermedades intercurrentes, fiebre, algunos fármacos y una reducción de la sensibilidad periférica a la insulina, los hidratos de carbono no se pueden quemar, por lo que el organismo opta por obtener energía a través del metabolismo de las grasas, con lo que se producen los llamados cuerpos cetónicos, que son tóxicos para nuestro organismo.

Se puede dar en diabéticos tipo 1 y el diabéticos tipo 2 con muchos años de evolución y escasa reserva pancreática. Toda persona diabética que cumpla esta característica debería tener un medidor de cuerpos cetónicos.

Como es una ruta alternativa a la fisiológica produce las siguientes alteraciones:

  • Hiperglucemia: debido a la falta de insulina y a la secreción de hormonas (catecolaminas, glucagón, hormona del crecimiento y cortisol)
  • Deshidratación: a consecuencia del aumento de la diuresis y vómitos.
  • Cetosis: por la oxidación de los ácidos grasos, genera ácido acetoacético, ácido beta-hidroxibutírico y acetona, estos tres son los llamados cuerpos cetónicos.
  • Alteraciones hidroelectrolíticas: se pierden electrolitos como potasio y fósforo.

Si este cuadro evoluciona en el tiempo con cuerpos cetónicos >3mmol/L y el pH sanguíneo disminuye por debajo de 7,32, se da una cetoacidosis diabética; situación grave en la que debemos acudir a nuestro centro hospitalario más cercano, ya que puede evolucionar y llegar al estado de coma, y muerte en extremas.

Recordamos que los cuerpos cetónicos se pueden medir de dos formas distintas:

  1. En sangre: mide el ácido beta-hidroxibutírico, que es el más abundante y específico en casos de cetosis. La técnica es similar a la medición de la glucemia capilar, pero con tira específica de cuerpos cetónicos.
  2. En orina: mide ácido acetoacético y acetona, puede dar falsos positivos y negativos.

Tener en cuenta los valores en sangre de cuerpos cetónicos3:

  • 0 – 0,6 mmol/L: normal o negativo.
  • 0,6 – 1 mmol/L: sospecha de cetosis, ligeramente elevado.
  • 1,1 – 2,9 mmol/L: cetosis establecida, riesgo de cetoacidosis.
  • >3 mmol/L: acudir al servicio de urgencias.

Los síntomas son: nauseas, vómitos, dolor abdominal, signos de deshidratación, debilidad, respiraciones rápidas y profundas, aumento de sed, aliento con olor afrutado (debido a la acetona), alteración del nivel de conciencia y coma.

Es muy importante no realizar deporte cuando tengamos cuerpos cetónicos positivos porque durante el ejercicio se produce respuestas hormonales como es el aumento en la utilización de grasas para obtener energía; a veces con el ejercicio puede aumentar la concentración sanguínea de ácidos grasos libres hasta 8 veces4, los primeros 15-20 minutos quemamos la glucosa que hay en sangre, músculo e hígado en distintas proporciones, hasta que casi se agota y después comenzamos a quemar grasas. Otra respuesta hormonal natural al ejercicio es la liberación de hormonas hiperglucemiantes, ya que el organismo comprende que necesitará más glucosa para poder realizar ejercicio.

Ambas respuestas hormonales agravarían el proceso y lo acelerarían conduciéndolo a una cetoacidosis grave, ya que aumentarían los cuerpos cetónicos en sangre junto con una hiperglucemia. Hay que recordar que al no tener insulina la glucosa no puede entrar en la célula y producir energía.

Si tenemos cuerpos cetónicos es imprescindible la administración de insulina, rehidratación y tomar hidratos de carbono de absorción rápida para que el organismo junto con la insulina puedan introducir la glucosa en la célula para obtener energía y dejar de utilizar la ruta alternativa de las grasas; para ello debemos preguntarle a nuestro profesional sanitario cuál es nuestra pauta a seguir si algún día nos sucede este cuadro.

Ana Belén Aguirre
Diplomada en Enfermería
Experta en Nutrición y Planificación Dietética

Bibliografía:

1. A.J. Amor Fernández, V. Perea Castilla, C. Viñals Domenech, Cetoacidosis y estado hiperglucémico hiperosmolar: Dr. E. Esmatjes Mompó. Tratado de Diabetes Mellitus. 2ª Edición. Madrid. Editorial médica Panamericana; 2017. 571-581.

2. P. Martin Vaquero, P. Gutiérrez Cobos, Complicaciones metabólicas agudas: hipoglucemia y cetoacidosis diabética: L. F. Pallardo Sánchez. Diabetes y Embarazo. Madrid: Aula Médica Ediciones; 1999. 57-71.

3. Fundación para la diabetes (internet). Madrid: FD; http://www.fundaciondiabetes.org/infantil/187/cetoacidosis-diabetica-ninos.

4. J. González de la Aleja Téllez, Respuestas y Adaptaciones endocrinas en el ejercicio físico: L. J. Montes Domínguez .Fundamentos de la Enfermería del Deporte1ª Edición. Madrid. Enfo ediciones; 2008. 417-443.

Receta por raciones: Gominolas sin azúcar

Gominolas sin azúcar

1 Ración de Hidratos de carbono (HC) = 10 gr. de hidratos de carbono.

Nº de raciones totales de HC = 6

Nº de raciones HC por unidad = 0,15

Nº de unidades = 40 dependiendo del tamaño de los moldes

Clasificación = Chuchería

INGREDIENTESHidratos de Carbono (gramos)Nº de Raciones de HidratosGrasasProteínas
 1 sobre de gelatina de cualquier sabor 60 6  9,3
 2 sobres de gelatina neutra    
 200 ml. de agua    
 40 ml. de sacarina líquida    

*Composición nutricional por gramos de porción comestible.  

ELABORACIÓN:

  1. En un cazo, poner el agua, la sacarina y los dos sobres de gelatina neutra.
  2. Ponerlo al fuego hasta que se vuelva líquido.
  3. Añadir la gelatina de sabor y remover hasta que esté totalmente integrada.
  4. Verter en moldes y dejar reposar 12 horas a temperatura ambiente.

Asociación Diabetes Madrid: Tu presencia, nuestro motor

Asociación Diabetes Madrid

Aprovechamos este espacio como de costumbre para contactar contigo porque queremos decirte que gracias a socios como tú, desde tu asociación seguimos trabajando para continuar nuestra labor de información, formación en diabetes y defensa de los derechos de todos nuestros socios y familiares, también en estas extraordinarias circunstanciasen las que no hemos querido perder el contacto contigo.

Tu solidaridad nos ha permitido en estos meses adaptar nuestras actividades para ofrecer respuestas y consejos específicos en los difíciles momentos que nos han tocado vivir. Por este motivo se ha hecho un gran esfuerzo para que hasta ahora estas actividades hayan estado abiertas a las personas con diabetes que lo necesiten.

No olvides que si hemos podido llevar a cabo esta labor es precisamente gracias a ti y al resto de los socios que sois el motor de esta asociación.

Por eso queremos recordarte las ventajas de las que, por ser socio, disfrutas:

  • Prioridad en la reserva de plaza en nuestras actividades de educación terapéutica en diabetes: en caso de actividades con límite de plazas, los socios tienen prioridad en la reserva frente a los no socios.
  • Material educativo de ampliación de las actividades de educación online siempre que el ponente o ponentes nos den su permiso.
  • Descuentos para socios en nuestras consultas, que ahora se realizan de manera online para mayor seguridad (Consulta Psicológica, Consulta de Nutrición, Consulta de Diabetes y Deporte).
  • Intérprete para personas sordas o sordomudas si se nos solicita.
  • Recibir los cinco números de la revista “Entre Todos”.
  • Agenda quincenal de Actividades por correo electrónico y comunicaciones periódicas para que no te pierdas ninguna de nuestras actividades, ni la información de utilidad que publicamos.
  • Consulta on-line con nuestro equipo de médicos que responderán todas tus dudas.
  • Acceder a programas de descuento con tu carnet de socio. Recuerda pedirnos los códigos de Diabetika.es o de Gluco-up antes de realizar tu pedido.
  • Formar parte de la asociación te convierte en parte de nuestro grupo de presión para defender tus derechos y los de todas las personas con diabetes ante el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.
  • Además, te informamos que tu cuota desgravará a partir del año que viene un 5% más, llegando así al 80%. Gracias por formar parte de esta importante y numerosa familia

¡Entre todos lo conseguiremos!

Junta Directiva
Asociación Diabetes Madrid