Cómo detectar noticias falsas de diabetes

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

noticias falsas de diabetes

El uso de páginas web y de las redes sociales para consultar cuestiones relacionadas con la salud cada vez está más extendido. De hecho 6 de cada 10 españoles utiliza Internet para informarse sobre salud, según la última encuesta del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONSTSI). Es algo que no debe sorprendernos, ya que el hecho de que los pacientes lean y aprendan sobre su patología puede ayudarles a comprenderla mejor, sobrellevarla, tomar mejores decisiones e incluso ayudar a otros pacientes, y por qué no a los profesionales.

Sin embargo el mundo digital, aunque contiene una gran cantidad de información muchas veces de gran utilidad, otras tantas puede ser errónea, no aplicable a la situación que origina la búsqueda e incluso peligrosa.

La mayoría de las consultas buscan asesoramiento sobre nutrición, alimentación y estilos de vida saludables (54,2 %); enfermedades diagnosticadas (52,1 %); síntomas (50,09 %) o tratamientos (47 %). Una de las enfermedades más consultadas en internet y con más movimiento por redes sociales es la diabetes.

Sin embargo el 85 % de las personas acuden a Google como primera y única opción a la hora de consultar temas relacionados con la salud, en lugar de dirigirse a webs específicas, la mayoría de las veces por desconocimiento. Si tenemos en cuenta que cuando ponemos en Google la palabra diabetes aparecen 290.000.000 de resultados es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para poder distinguir la información fiable de la que no lo es:

  • Que nos dirija a sitios de confianza: webs acreditadas, organizaciones, , sociedades científicas, hospitales y asociaciones de pacientes
  • Que en el texto que leamos o web que consultemos haya información clara sobre la autoría.
  • La información de ver estar actualizada, contrastada y referenciada.
  • No debe existir ánimo de lucro (publicidad encubierta por ejemplo). Si hay un patrocinador o algún tipo de ganancia económica debe quedar claramente especificado
  • Desconfiar especialmente de todas aquellas páginas que prometen la cura , la solución definitiva o que ofrecen homeopatía para sustituir el tratamiento medico pautado

Lo que esta claro es que los profesionales sanitarios tenemos un papel fundamental en la orientación hacia la búsqueda de información fiable y de calidad, y debemos implicarnos en la “prescripción digital”. Si compartes la información encontrada con tu equipo sanitario, este puede no solo ayudarte a contrastarla, sino a aprender de la misma y, a su vez, ayudar a otras personas con situaciones similares.

Dra. Cintia González Blanco

Consultor 1 Endocrinología Hospital de Sant Pau. Universidad Autónoma de Barcelona. CIBER-BBN

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Autor entrada: Redes