Diabetes y Ramadán

Diabetes y Ramadán

Faltan pocas semanas para que empiece el Ramadán,  uno de los Cinco Pilares de la religión islámica, y por el que, durante un mes el pueblo musulmán realiza un ayuno en las horas del día. Esto implica que las comidas deben realizarse antes del amanecer o después del ocaso, ya que deben abstenerse de comer, beber, fumar y de tener relaciones sexuales durante el día.

Los musulmanes con diabetes están exentos de hacerlo, pero, dada la importancia del Ramadán para su religión y para su cultura, son muchos los que guardan el ayuno.

Para poder practicar el Ramadán con las menos complicaciones posibles, los musulmanes con diabetes pueden seguir estos consejos:

  1. Consultar previamente con su médico: es fundamental que en las semanas previas al Ramadán, acudas a tu médico para que pueda prescribirte las pautas necesarias para poder llevarlo a cabo sin que afecte a tu salud.
  2. Aumentar la frecuencia de las mediciones de glucosa: antes de que comience el ayuno y durante el día deberás hacerte mediciones con frecuencia para asegurarte de que te mantienes en unos buenos niveles glucémicos.
  3. Antes de comenzar el ayuno, debes incluir alimentos que liberen azúcares más lentamente (IG bajo): en el Suhoor, se recomienda comer alimentos como el trigo, la sémola y las judías, ya que se trata de alimentos que contienen hidratos de carbono de absorción lenta y con alta proporción de fibra, que asegura un aporte lento de glucosa al organismo.
  4. Tras el ayuno, consumir alimentos que liberen azúcar rápidamente: por el contrario, en el Iftaar, es aconsejable tomar alimentos que liberen azúcar rápidamente, como la fruta, para ayudar a recuperar el nivel glucémico, y a continuación hidratos de carbono de acción lenta. Por último, es preferible evitar alimentos con un índice alto de grasas saturadas o azúcares e intentar dividir las calorías en varias comidas a lo largo de las horas en las que no se ayune.
  5. Asegurarse de tomar muchos líquidos después del ayuno: la deshidratación también puede afectar a la diabetes, por lo que, tras la puesta del sol, es importante beber líquidos sin azúcar.
  6. Haz saber en tu entorno de trabajo o de estudios que tienes diabetes y que vas a mantener el Ramadán: si en tu lugar de trabajo o de estudios no saben que tienes diabetes, este es el momento de contárselo para que en caso de hipoglucemia o hiperglucemia sepan qué deben hacer.

Publicado en Informamos y etiquetado , , .