Hipoglucemia e hiperglucemia, ¿cómo se presenta y qué debo hacer?

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

diabetes_control_glucemia

Entre las lineas de la autogestión de la enfermedad resulta clave el manejo de la hiperglucemia, y de las hipoglucemias. Los objetivos para el control glucémico, siempre deben de tender a ser individualizados pero este artículo busca dar algunas ideas sobre su significado y como abordarlos. 

1) La hipoglucemia

Es el descenso excesivo de glucosa en la sangre que se produce por una o más de las siguientes causas: un exceso de insulina o de medicación oral, una alimentación insuficiente o un ejercicio muy intenso.
Se presenta con alguno de los siguientes Síntomas o Manifestaciones:
Ansiedad, irritabilidad, parestesia, hambre imperiosa, visión borrosa, temblor,

cefaleas, afasia-hemiplejia transitoria, palpitaciones, convulsiones, náuseas, falta de coordinación, alteración del comportamiento, confusión-estupor-coma,
palidez , sudoración, nerviosismo, dificultad de concentración, cansancio o fatiga.

En algunos pacientes diabéticos, la hipoglucemia no provoca ninguno de estos síntomas, sobre todo si el paciente es diabético desde hace muchos años. En estos pacientes la hipoglucemia puede ocasionar convulsiones y pérdida de conocimiento sin previo aviso. Para evitarlo, estos pacientes deben mantener una concentración de glucosa en sangre más alta que otros pacientes diabéticos y medir la glucosa en sangre con más frecuencia de lo normal.

El diagnóstico se realiza midiendo la concentración de glucosa en la sangre con un aparato para medir la glucemia. Una glucemia menor de 54 mg/dl (3,0 mmol/l) indica hipoglucemia.

 

¿Como podemos autogestionar estas situaciones mediante estrategias de autocuidado?

Se producen distintas situaciones. Si se está consciente, se recomienda emplear la regla de los 15:

 

  • Tomar 15 gr. de hidratos de carbono rápidos (azúcar o bebida azucarada).
  • Control de glucemia a los 15 minutos, y si no es >70 repetir hasta conseguir >70.

 

3 Una vez resuelto valorar la ingesta de 1 o 2 raciones de hidratos de carbono de absorción lenta (por ejemplo 1 vaso de leche y 2 galletas ó 1/2 bocadillo)

Sobre todo si va a pasar más de 1 hora hasta la siguiente comida.

4 Valorar la glucemia a la hora

Tanto con bomba como con insulina subcutánea, tomara primero los hidratos de carbono de absorción mas rápida (zumo, fruta ) y se pondrá 1 unidad menos de la insulina subcutánea programada para esa toma, y en caso de la bomba, será 0,5 unidades menos.

En el caso de que la persona diabética este inconsciente, ¿que pueden hacer aquellos que los cuidan?:

– Es muy importante, No dar nada por boca.

– Si lleva bomba, desconectarla o retirar catéter de la zona de punción.

– Administrar una ampolla de glucagón subcutáneo.

– Al recuperar la conciencia, tomar hidratos de carbono de absorción rápida y lenta por vía oral.

– Cuando el cuadro se haya resuelto volver a conectar la bomba


2) La hiperglucemia

Cuando los niveles de glucosa en sangre están elevados (>250mg/dl), y/o superan ampliamente los objetivos de control establecidos.

Es entonces cuando comienzan a producirse en el organismo los cuerpos cetónicos, producidos en el hígado por la degradación de las grasas liberadas al torrente sanguíneo en situaciones de gran deficiencia insulínica.

 

Son muchos los factores que pueden descompensar la diabetes, entre los más frecuentes:

-Falta de inyección de insulina o antidiabéticos orales.

-Aumento de la ingesta de carbohidratos en la dieta.

-No realizar el ejercicio físico suficiente.

-Existencia de una enfermedad o situación que aumente las necesidades de insulina, por ejemplo infecciones, traumatismos, intervenciones quirúrgicas, embarazo…

Se presenta con algunos de los siguientes Síntomas o manifestaciones:

Si es Temprana : Cansancio inusual, dolor de estomago, nauseas, olor frutal en el aliento.

Si es Tardía: Respiración rápida o dificultad para respirar, boca seca, sed, vómitos.

– En una primera fase puede aparecer un síndrome clásico que consiste en polidipsia (aumento de la sensación de sed), poliuria (aumento de la cantidad de orina), polifagia (aumento del apetito) y pérdida de peso, a pesar del aumento de apetito. También pueden aparecer infecciones de repetición, mala cicatrización de heridas, prurito (picor), neuropatía, enfermedad coronaria o vasculopatía, sobre todo si aparecen en pacientes menores de 45 años.

Si no se trata adecuadamente puede evolucionar hacia:

-Coma hiperosmolar: es un síndrome clínico que aparece en pacientes diabéticos tipo 2 en tratamiento con antidiabéticos orales y/o insulina.

Se caracteriza por una cifra de glucosa en sangre por encima de 600 mg/dl, un aumento de la osmolaridad plásmatica por encima de los 350 mOsm/l y ausencia de cuerpos cetónicos en sangre. Se acompaña de manifestaciones como disminución del nivel de conciencia, que puede ir desde la somnolencia hasta el coma profundo; deshidratación, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, convulsiones y focalidad neurológica.

El tratamiento adecuado consiste en la reposición de líquidos para corregir la deshidratación y la administración de insulina para reestablecer los niveles de glucosa en sangre a valores normales.

Cetoacidosis diabética: esta complicación se presenta en pacientes con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 en tratamiento con insulina. Las causas más frecuentes que son las infecciones y el abandono de la terapia insulínica. Así mismo, es una forma de comienzo muy frecuente en la diabetes tipo 1.

En la analítica de sangre aparecerá un aumento de glucosa en sangre mayor de 300 mg/dl, cuerpos cetónicos elevados en plasma, acidosis metabólica y en orina aparecerán cuerpos cetónicos y glucosa elevada.

Es necesario el ingreso hospitalario para instaurar el tratamiento adecuado que consistirá en reposición de líquidos e iones, administración de insulina para disminuir los niveles de glucosa en sangre y hacer desaparecer los cuerpos cetónicos en orina y tratar las causas que han precipitado el cuadro, por ejemplo la infección.

 

¿Como podemos autogestionar estas situaciones mediante estrategias de autocuidado?

Como ya hemos visto, los motivos de la hiperglucemia son variados. Por ello, según el motivo de la hiperglucemia, se puede manejar de diferentes formas:

. Por ser bajas las dosis de insulina u otro medicamento para la diabetes:

  1. Asegurarse de que se utiliza el tipo adecuado de insulina, la dosis correcta y en el momento adecuado.
  2. Comprobar que la insulina no ha caducado.
  3. Asegurarse de que todas las piezas del equipo de administración de los medicamentos para la diabetes (bombas, medidores, etc.) funcionan correctamente.
  4. Es posible que sea necesario cambiar de medicamentos o ajustar las dosis (consultar con el equipo de diabetología).

 

. Por no seguir correctamente el plan dietético (como por ejemplo comer en exceso en una ocasión especial sin ajustar las dosis de los medicamentos para la diabetes):

  1. Acudir a un endocrino, nutricionista o dietista titulado para que introduzca cambios en el plan de comidas cuando sea necesario.
  1. Ajustar la dosis de insulina/ comprimidos para la diabetes cuando se come más o menos de lo recomendado en el plan dietético (el equipo de diabetología te enseñará a hacer esos ajustes).

        

Por no hacer suficiente ejercicio:

  1. Diseñar un plan que permita reservarse tiempo para hacer ejercicio.                 
  1. Ajustar la medicación siguiendo las instrucciones del equipo de diabetología.

. Por enfermedad o estrés:

  1. Ponerse en contacto con el equipo de diabetología.
  2. Seguir inyectándose insulina (es posible que sea necesario ajustar la dosis).
  3. Comprobar frecuentemente la concentración de azúcar en sangre.

Por utilizar otros medicamentos que pueden elevar la concentración de azúcar en sangre:

  1. Ponerse en contacto con el equipo de diabetología cuando se empiece a tomar cualquier otro medicamento.
  2. Es posible que sea necesario ajustar las dosis de insulina o de los comprimidos para la diabetes mientras se toman otros medicamentos que elevan la concentración de azúcar en sangre.

Si porta bomba de insulina y los cuerpos cetónicos son NEGATIVOS en orina o MENOS DE 0,5 mmol/dl en sangre:

  • Comprobar punto de inserción del catéter y su funcionamiento.
  • Administrar bolo corrector tanto con bomba o con bolígrafo de insulina, según pauta correctora.

Transcurrida 1 hora repetir el control de la glucemia capilar. Si la glucemia se ha corregido seguir con los controles habituales, si no se ha corregido aplicar nuevo bolo corrector. Si es portador de una bomba de insulina, cambiar el catéter y la zona de punción.

Si no se ha corregido la glucemia 1 hora después, administrar insulina rápida según pauta y ponerse en contacto con el servicio de urgencias.

El hecho de tener una concentración alta de azúcar en sangre de forma aislada generalmente no es motivo de alarma, es algo que le ocurre de vez en cuando a todo el mundo que tiene diabetes. No obstante, si tiene hiperglucemia consistentemente, debería comentárselo al médico.

De todas formas, debe realizarse un control de cuerpos cetónicos en orina y/o sangre.

*Si los cuerpos cetónicos son POSITIVOS en orina o MÁS DE 0,5 mmol/dl en sangre:

  • Ir al médico o al hospital inmediatamente.

 

BIBLIOGRAFIA

 

Fuente: Revista Entre Todos nº 73

Autoras: Lara Marín, enfermera de AP , Ana Gómez, Medicina Interna, Rocío López, enfermera AP

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Autor entrada: