La experiencia de Luz · ¡Horror! ¡Burbujas!

bmjdrc2014000036f02

Nos habían avisado durante el curso de formación, nos habían explicado cómo actuar si aparecían burbujas en el tubo, nos habían tranquilizado acerca de que la pequeñísima cantidad de aire que se puede almacenar en esas burbujas no supone ningún riesgo para la salud… Por eso, me encantaría deciros que la primera vez que nos ocurrió reaccioné de una forma absolutamente madura, tomando el control y poniendo en práctica con toda la calma las medidas que me habían indicado y que ahí se acabó todo… Pero no fue así.

La verdad es que a pesar de saber todo eso que os he dicho al principio de este post, la primera vez que nos encontramos burbujas en el tubo mi reacción fue como si hubiera aparecido una serpiente venenosa. DE PÁNICO. ¿Y ahora qué hacemos? ¡Ay! No me acuerdo si poníamos un bolo para expulsarlas, si había que llenar cánula simplemente, si cambiábamos todo el equipo… ¡Horror! ¿Qué hagoooo?

Así que rauda y veloz me lancé sobre mis apuntes, sobre el libro que te dan al principio de la formación y que te explica el funcionamiento de la bomba, sobre el manual de instrucciones que viene con el equipo… En un momento tenía una montada encima de la mesa, que mi cocina parecía una sala de la Biblioteca Nacional, de tantos papeles que tenía alrededor.

Pero la cosa no acabó ahí. Como con los nervios del momento no era capaz de decidir cuál era la mejor opción, llamé al teléfono del servicio técnico de la bomba (que, por cierto, me dejó 10 minutos a la espera con musiquita sin responder nadie, así que desistí); pregunté a una compañera del curso de formación para ver si ella estaba segura de cuál era la mejor opción (pero su teléfono estaba sin batería)… O sea, monté una tremenda. Y todo por unas burbujitas que había que hacer esfuerzos serios para ver.

Afortunadamente, pasados esos primeros momentos de ir por mi casa como “pollo sin cabeza”, entré en razón, respiré hondo, me tranquilicé y actué como debía. Primero intenté el truco que nos había enseñado la educadora de diabetes: utilizar la función llenar cánula para que salga algo de insulina por el tubo y ver si arrastra las burbujas, y como eso no funcionó, puse un bolo manual. Y adiós a las burbujas.

La verdad es que después nos hemos reído bastante del Momento Burbuja y aún de vez en cuando lo recordamos entre risas. Pero en aquel momento ¡no nos hacía ninguna gracia!

Otro día os cuento otra “batallita”.

Luz


La aparición de burbujas en el reservorio del catéter de la bomba es un problema habitual que puede angustiar tanto a las personas con diabetes como incluso a los familiares, como veíamos en el caso de Luz.

Según el estudio de BMJ Open Diabetes Res Care. 2014 Aug La aparición de burbujas se da con los cambios de presión atmosférica y temperatura.

Evidentemente la aparición de estas burbujas deben tomarse en consideración y si se ven dentro de tubo como en el mismo reservorio eliminarlas.

El proceso de extracción de estas burbujas puede depender del modelo de bomba de insulina que utilices, por lo que es muy importante que en la formación inicial preguntes al respecto o, si ya eres usuario de bomba de insulina de hace tiempo, puedes consultar con tu médico o educadora en diabetes que podrán resolverte de manera adecuada la duda.

Publicado en Acompañamos y etiquetado , .