Madre coraje y mecenas contra la diabetes

Cristina Ponce es una madre coraje singular. Una mecenas de la ciencia. Su lucha por curar la diabetes de su hija le ha llevado a donar 7.000 euros para sufragar el contrato de una científica del Centro Príncipe Felipe que participaba en un estudio sobre esta enfermedad.

La fe de Cristina en los avances médicos permitirá que la bioquímica Silvia Sanz regrese al mismo laboratorio que se vio obligada a abandonar tras el último ERE en esta institución. El mismo en el que perdieron sus empleos más de un centenar de compañeros.

En los últimos meses, esta madre valenciana se ha desvivido por recoger fondos para apoyar la investigación contra la diabetes. Porque como ella misma repite «solo la ciencia» puede ayudar a su hija.

Cristina se inspiró en la solidaridad ciudadana que emergió tras el terremoto de Haití para trazar las líneas maestras de su proyecto. Comenzó a organizar rifas, meriendas, rastrillos y a recoger donativos. Todo con un único fin: recaudar dinero para «crear ciencia».

«La iniciativa nace desde el convencimiento de que, como madre, tengo que curar a mi hija», explica Cristina. La pequeña Paula, de 14 años, fue diagnosticada de diabetes hace seis años. «Se trata de una enfermedad complicada para la que no hay seguridad de un futuro con calidad de vida», prosigue.

Halló esperanza en la lectura de una entrevista a Carlos Simón, ex director científico del CIPF, en la que revelaba los muchos avances que se habían logrado en este campo.

Dicho y hecho, Cristina puso en marcha el bautizado como Proyecto Paula hace cerca de un año. En esta una suerte de carrera para financiar la investigación contra la diabetes se han implicado ciudadanos anónimos, pero también empresas, ayuntamientos e incluso clubes de fútbol, como el Valencia.

Silvia Sanz es la primera beneficiada, aunque los fondos aportados por esta madre coraje sólo cubren su salario hasta abril. «Sé que la intención de Cristina es seguir recaudando dinero para pagarme mes a mes», apunta esta investigadora, que no oculta su «sorpresa» ante el éxito de esta iniciativa solidaria.

Para su mecenas, «éste es el mejor final al primer año de vida» del Proyecto Paula. El primero de muchos. Ahora pretende aprovechar la notoriedad que ha adquirido para pedir el apoyo de más familias. En definitiva, continuar creciendo.

El objetivo es que, en un futuro, Paula y otros muchos diabéticos puedan superar esta enfermedad. Que su hija adolescente no tenga que pincharse insulina siete veces al día.

Fuente: El Mundo

Desde la Asociación de Diabéticos de Madrid queremos transmitir a Cristina toda nuestra admiración por su fuerza y determinación con el Proyecto Alicia.

La Investigación es esencial para mejorar la calidad de vida de las personas con Diabetes y para la erradicación de esta enfermedad.

Uno de nuestros objetivos es apoyar la Investigación de la diabetes con acciones, información y acuerdos.

En la actualidad trabajamos estrechamente con el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem).

Apoya tú también a la Investigación de la Diabetes:

¡Deja Huella! Apoya la Diabetes

 

Publicado en Investigación y etiquetado , .

4 Comentarios

  1. Me gusta,te mando mi mas sincero apoyo aunque es una berguenza que recorten en estas cosas. yo soy diabetico y una hija mia empezo a la misma edad que la tuya y hemos tenido muchos problemas ,escolares y en el centro de salud. un abrazo

  2. Es muy fuerte que recorten en estas cosas y otros se lo lleven como se lo estan llevando. Tengo un hijo diabetico que debuto hace 8 meses, me gustaria saber si se puede aportar algo para el proyecto Paula y donde. un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.