NAVIDADES POR EL MUNDO. NUEVA ZELANDA

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

NAVIDADES EN NUEVA ZELANDA

La forma de celebrar la Navidad en Nueva Zelanda tiene la particularidad de que raramente son blancas. Las temperaturas oscilan desde los 24º hasta los 38 o 39º. Pero esto no es un inconveniente para que sus habitantes mantengan el espíritu navideño. Simplemente se hace un poco extraño para los que vivimos en occidente pensar que los centros comerciales tienen puesto el aire acondicionado mientras se realizan las compras. En esta época la mayoría de sus habitantes empiezan las vacaciones de verano. Existe un gran contraste entre muchos comercios decorados con paisajes invernales y la figura de Santa Claus y la expresión de flores, olores y colorido propia de esta época del año allí. Una estampa única es el árbol de navidad. En lugar del abeto o pino al que estamos acostumbrados el pohutukawa (que crece principalmente en las zonas costeras y florece en Diciembre) es el que se considera como árbol navideño, lleno de espectaculares y bonitas flores rojas.

La celebración de la cena de Navidad sigue siendo importante. Se mantiene la tradición de organizar cenas en familia en donde no pueden faltar platos típicos como el pavo relleno o los caramelos con forma de bastón que se regalan a los niños que han sido buenos durante todo el año. Es frecuenta ver también a familias enteras disfrutando de alguna maravillosa playa de la zona. Los niños en agradecimiento a los regalos que reciben de Papá Noel le dejan galletas y leche y un cubo con agua para los seis  White Boomers que son los canguros que arrastran su trineo. Otra variedad es que los elfos no son los que acompañan a Santa Claus sino que los espíritus maoríes son sus ayudantes en el reparto de regalos por las casas.

 

RECETA: PURÉ DE GUISANTES CON MENTA

Ingredientes: 600 gr guisantes, 50 gr. de mantequilla, 250 ml de nata líquida, 1 cebolleta, 1 ramillete de menta, sal y pimienta.

¿Cómo lo hacemos? Cocemos los guisantes en abundante agua con sal. Una vez estén tiernos, los trituramos con la ayuda de la batidora, junto con unas hojitas de menta, dos o tres hasta que quede de una textura fina.  Ponemos la nata al fuego en un cazo y la dejamos reducir hasta que quede consistente. En otro cazo, fundimos la mantequilla ypochamos la cebolleta picada muy fina. Seguidamente, añadimos el puré de guisantes y la nata. Salpimentamos al gusto y removemos bien, hasta que todos los ingredientes estén bien ligados. Decoramos con una ramita de menta.

 

Autora: Pilar de los Reyes. Redactora Jefe de la Revista Entre todos.

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Autor entrada: SAS