¿Qué es la Neuropatía diabética?

¿Qué es la Neuropatía diabética?

La neuropatía diabética es una complicación grave de la diabetes que afecta hasta el 50% de las personas con diabetes y que se produce por el daño que la glucosa elevada puede ocasionar en los nervios.

Según los nervios que estén afectados los síntomas pueden variar desde el dolor y entumecimiento en piernas a problemas en el sistema digestivo, urológico, vascular.

Síntomas

La sintomatología dependerá de los nervios que estén afectados. Su aparición es progresiva y a menudo se manifiesta cuando ya está la neuropatía evolucionada. Veamos los diferentes síntomas dependiendo del tipo de neuropatía que exista.

  • Neuropatía periférica. Es la más frecuente, simétrica y distal. Afecta en primer lugar a pies y piernas y se caracteriza en empeorar por las noches. Puede producirse:
    • Entumecimiento y falta de percepción al dolor y temperatura.
    • Calambres o dolores punzantes.
    • Hiperestesia al tacto.
    • Problemas en pies como úlceras, infecciones y dolor en los huesos y en las articulaciones.
  • Neuropatía autonómica. Afecta al sistema nervioso que controla el corazón, el estómago, la vejiga, intestinos, órganos renales, ojo, sudoración… por lo que puede provocar:
    • Hipoglucemia asintomática.
    • Vejiga neurógena con mayor riesgo de infección urinaria.
    • Gastroparesia, dificultad del movimiento gástrico con náuseas, vómitos y pérdida del apetito.
    • En el intestino puede aparecer estreñimiento o diarrea.
    • Falta de adaptación del ojo a la luz o a la oscuridad.
    • Disfunción eréctil.
  • Neuropatía proximal o amioatrofia. Se produce por afectación de los nervios de los muslos, caderas, glúteos abdomen, pecho…
    • Suele aparecer un dolor intenso en las zonas mencionadas.
    • Dificultad para levantarse.
    • Dolor abdominal, dispepsia.
  • Mononeuropatía. Se caracteriza por provocar lesiones en un nervio específico. Los signos dependerán del nervio afectado y puede aparecer:
    • Visión doble.
    • Parálisis de un lado del rostro.
    • Pérdida de fuerza en la mano.

Causas y factores de riesgo

El nivel elevado de glucosa y los años de evolución de la enfermedad, daña la capacidad para transmitir el impulso del nervio. Los factores de riesgo dependerán de:

  • Un mal control de la diabetes
  • Años de evolución.
  • Sobrepeso, obesidad.
  • Hábito de fumar ya que el tabaco puede afectar al sistema arterial que lleva la sangre a piernas y pies y retrasar la cicatrización.

Complicaciones

  • Hipoglucemias asintomáticas. Valores mantenidos habitualmente por debajo de 70, hacen que se pueda perder los signos de alerta: temblor, sudoración, palpitaciones
  • Amputaciones. La falta de sensibilidad de los nervios en piernas y pies, pueden ocasionar úlceras asintomáticas por la mala circulación sanguínea, pudiendo ocasionar en algunas ocasiones amputaciones en dedos.
  • Infecciones urinarias e incontinencia por afectación de los nervios de la vejiga que dificultan el vaciamiento y el control de esfínteres.
  • Hiipotensión ortostática o descenso brusco de la presión arterial cuando te incorporas.
  • Problemas digestivos. La afectación del sistema nervioso del estómago provoca gastroparesia con vaciamiento lento del estómago ocasionando indigestión y de los intestinos ocasionando estreñimiento o diarrea.
  • Disfunción sexual. En el hombre puede ocasionar disfunción eréctil y en la mujer, falta de lubricación.
  • Aumento o disminución de la sudoración por afectación de las glándulas sudoríparas.

Prevención

  • Control de la glucemia. Se recomienda una HbA1c menor de 7.
  • Cuidados de los pies.
    • Debemos observar diariamente los pies por si aparecen ampollas, piel agrietada, enrojecimiento, hinchazón.
    • Es importante mantener los pies limpios y secos.
    • Para lavarlos se debe utilizar agua y jabón y secarlos muy bien sobre todo entre los dedos.
    • Corte de uñas recto y evitar bordes afilados.
    • Usar calcetines y medias de algodón sin costuras ni bandas ajustadas, así como un calzado cómodo. Se recomienda que antes de meter el pie en el zapato se meta la mano para evitar que aparezcan callosidades.

Diagnóstico y tratamiento

En primer lugar, se realizará un examen físico para controlar el reflejo de tendones, sensibilidad al tacto y temperatura. Para ello se practicará un electromiograma, pruebas con filamentos para comprobar el grado de sensibilidad y control de la tensión arterial en distinta postura.

Con el tratamiento se va a intentar conseguir el objetivo de reducir el avance de la enfermedad, aliviar el dolor y controlar las complicaciones.

  • Avance de la enfermedad. Se recomiendan glucemias antes de las comidas entre 80-130 y dos horas después menor de 180. Es importante mantener un peso saludable.
  • Alivio del dolor.
    • Anticonvulsivos – pregabalina (Lyrica® ), gabapentina (Neurontín®). Como efectos secundarios puede provocar somnolencia y mareos.
    • .Antidepresivos – amitriptilina (Tryptizol® ), imipramina (Tofranil® ). Como efectos secundarios pueden provocar sequedad en la boca y somnolencia.
    • Inhibidores de la recaptación de serotonina – duloxetina (Cymbalta® ). Puede ocasionar somnolencia y disminución del apetito.
  • Control de las complicaciones.
  • Vías urinarias – programar las micciones (maniobra de Credé, presionando la vejiga debajo del ombligo).
  • Problemas digestivos – se recomiendan pequeñas cantidades de comida y realizarlas frecuentemente. Se intentará evitar el estreñimiento y la diarrea con cambios alimentarios.
  • Hipotensión ortostática – evitar el alcohol, elevar la cabecera de la cama, utilizar medios de compresión.
  • Disfunción eréctil – se emplearán medicamentos orales como el sildenafilo (Viagra® ) o inyectables, Alprostadil (Caverject® ).

Autor: Dr. José Manuel Bádenas
Endocrino
(Publicado en la Revista Entre Todos. Si quieres recibir o descargar la revista, hazte socio)

Publicado en Complicaciones, Destacados, Educamos y etiquetado , , , .