Nuestro voluntariado: experiencia de un monitor de campamento

Gonzalo es el segundo por la izquierda, con pantalón rojo

CAMPAMENTO EN CARTAGENA. VERANO 2018

Al principio del campamento iba a la aventura, no sabía lo que me podría encontrar ya que ha sido mi primer año como monitor y nunca había tenido la experiencia de trabajar con niños y adolescentes. Sentía que había crecido porque ya no era el niño que iba allí únicamente a pasárselo bien, ya era mayor para tener responsabilidades y para disfrutar viendo a los chavales aprender y pasárselo bien. Mi objetivo principal en el campamento ha sido crecer como persona y creo que lo he conseguido y con creces, no creía que pudiera estar allí como monitor porque cuando yo iba de asistente para mí los monitores eran superhéroes que dormían muy poco y al día siguiente te miraban con una sonrisa y te daban los buenos días con toda la energía del mundo.

La experiencia en el campamento de este año ha sido muy  gratificante, a pesar del cansancio y la recomendaría a todo el mundo que quiera sentir lo mismo que yo. El hecho de poder ayudar a niños y adolescentes a cuidar su diabetes como a ti te ayudaron en su día, de verdad que no hay palabras para explicarlo, es sentirse genial con uno mismo; que un niño te venga diciendo que gracias a ti se ha pinchado por primera vez con una sonrisa es la mejor parte de todo el campamento y sólo por eso merece la pena todo nuestro esfuerzo.

Tengo que dar las gracias a la Asociación Diabetes Madrid por todo lo que ha hecho por mí, lo que hace y lo que seguirá haciendo, gracias por dejarme ser partícipe de esta aventura y gracias, sobre todo, por ayudar a tantísima gente a hacer ver que la diabetes no tiene porque ser siempre un inconveniente.

Gonzalo de la Flor
Monitor y voluntario de Asociación Diabetes Madrid

Autor entrada: Redes