Respuesta Reto ¿Cuánto sabes de diabetes? 16: La dieta del hongo feliz

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La semana pasada os proponíamos una nueva edición del Reto ¿Cuánto sabes de diabetes?. En ella lanzábamos una pregunta relacionada con la diabetes y las dietas de adelgazamiento para poner a prueba vuestros conocimientos.

La pregunta era esta:

Estoy pensando en hacer la «dieta del hongo feliz», que consiste en comer solo champiñones de lunes a sábado. El domingo es dieta libre, y recomiendan una ingesta abundante de hidratos de carbono para poder aguantar bien la siguiente semana. Si se lo propongo a mi endocrinólogo seguro que me dice que ni hablar. Sin embargo, en Internet he leído que, si no me pongo insulina los días del champiñón, las glucemias permanecen mucho más estables y se pierden hasta 5 Kg en el primer mes.

No suelo creer en estas cosas, pero el amigo que recomienda esta dieta es de confianza. Incluso tiene varias opiniones de reconocidos científicos internacionales y expertos en nutrición. No sé, ¿qué hago?

  1. Prueba, no pierdes nada. Si te va bien adelante, y si no te va bien, pues lo dejas.
  2. No tengas ninguna duda, es una dieta súper efectiva. Aunque, si no quieres cometer el mismo error que yo, deja la dieta libre para los lunes. Ojo, muy importante no beber zumo de tomate durante la tarde de ese día; si lo haces, en lugar de adelgazar, engordas.
  3. Es incorrecto. La dieta del hongo feliz consigue en comer solo níscalos, pero nada de champiñones. No sé cuáles son tus fuentes, pero está claro que no son fiables.
  4. Déjate de tonterías, come de todo y, si quieres perder peso, haz ejercicio.
  5. Ninguna dieta va a conseguir que adelgaces, pero si lo que quieres es perder peso, te recomiendo la homeopatía. Se tolera fenomenal y no tiene ningún efecto secundario.

Y la respuesta correcta es:

Evidentemente, la respuesta correcta sería la cuarta, aunque quizá suene demasiado brusco, e incluso paternalista.

Suele ser habitual la primera opción, porque cuando nos encabezonamos con una ilusión, no hay nadie que nos pueda quitar la idea de la cabeza, salvo nosotros mismos. Así funciona todo casi siempre: primero se prueba, y luego se decide. El problema en este caso, y en muchos otros, es que comer solo champiñones no va a ir demasiado bien para la diabetes, por lo que antes de provocarnos la hipoglucemia más absurda de nuestra dulce vida, quizá sería bueno ajustarse los tímpanos y escuchar opiniones al respecto.

Las otras opciones tratan de ridiculizar la charlatanería, cuyo éxito se debe única y exclusivamente a la fe de nuestro cerebro, homeopatía incluida.

Comparte esta entrada...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Autor entrada: Redes