Entrevista a nuestro Presidente: «La central de compras traerá falta de innovación»

Juan Manuel Gómez, presidente de la Asociación de Diabéticos de Madrid, explica para El Global las implicaciones que para el colectivo que representa, tiene la puesta en marcha de la central de compras de tiras reactivas de glucosa. Gómez analiza cómo esta medida impacta directamente en la adherencia al tratamiento.

14 de julio · 12 causas – 12 meses: ¡Reclama! ¡No a la restricción del material diabetológico!

Este domingo es 14 de julio…. nuestra campaña anual 12 causas – 12 meses pone de manifiesto en este mes la necesidad de que no exista restricción del material diabetológico.

Cada vez más desde la Asociación nos hacemos eco de recortes en el material de auto-control y auto-inyección en los centros de salud.

No sabemos hasta qué punto nuestros dirigentes políticos son conscientes del riesgo que conlleva las restricciones de material diabetológico; desde las asociaciones lo tenemos muy claro, las restricciones a la larga provocarán una limitación en el control de la diabetes ¿y las consecuencias?

Si la persona con diabetes no tiene material suficiente para analizarse a lo mejor no consigue un control óptimo lo que repercutirá en su hemoglobina glicosilada.

Si ésta aumenta es más probable que aparezcan antes las complicaciones, tratamientos de lasser en retinopatías, diálisis en disfunciones renales, amputaciones, aumento del número de hospitalizaciones etc. etc. con lo cual incremento del gasto sanitario ¿o no?

Recuerda: ¡No a la restricción de material diabetológico! Si te encuentras en esta situación:

¡Reclama! Te indicamos cómo aquí.

Las agujas de insulina también se resienten con la crisis

Primero fueron las tiras de control del azúcar y ahora las agujas de insulina. Las personas con diabetes denuncian su escasez y la, cada vez más abundante, baja calidad de las agujas que les dispensan el sistema sanitario. No es un hecho generalizable, según donde resida el paciente así se encontrará con una marca u otra, y también con una seguridad distinta sobre la cantidad de insulina que se inyecta, por no hablar del dolor.