Testimonio · El Piloto de IndyCar, Charlie Kimball, da un mensaje de esperanza a los diabéticos tipo 1

El piloto de IndyCar, Charlie Kimball, fue diagnosticado con diabetes tipo 1 a los 22 años, pero él no ha dejado que le impidiera vivir la vida en el carril rápido.

Ahora con 27 años y en su segundo año como piloto para el equipo de Novo Nordisk Chip Ganassi Racing, pasa parte de su tiempo libre a inspirar a otras personas con diabetes. El jueves estuvo en el Hospital Luterano para hablar de cerca a 15 familias que tienen hijos con diabetes tipo 1.

La diabetes tipo 1, es  comúnmente conocida como diabetes juvenil, por lo general afecta a niños y adultos jóvenes. Según la Asociación Americana de Diabetes, las personas con diabetes tipo 1 no pueden producir insulina, que es la hormona que convierte el azúcar y otros almidones en energía. Las personas con diabetes tipo 1 deben confiar en las inyecciones de insulina y vigilar cuidadosamente sus niveles de azúcar en sangre.

Kimball dijo que siempre ha buscado el mejor equipo y los coches cuando hay que correr, así que con su diabetes comenzó a buscar la mejor endocrinólogo – y encontró uno. Anne Peters, MD, una profesora de la USC que ha tratado a los atletas olímpicos, futbolistas y artistas, y sabe cómo tratar la enfermedad de forma competente. Peters, junto con su nutricionista y una educadora, hizo que Kimball volviera a la pista. Kimball les llama los tres Ángeles de Charlie, ya que le mantienen a salvo en su coche de carreras.

“Las 3 ángeles de Chalie me permiten conducir mi coche de carreras no sólo controlándome físicamente sin también ayudándome a tener la suficiente confianza para poder concentrarme durante ésta”, dijo Kimball.

El coche de Indy no tiene dirección asistida y en 200 kilómetros por hora tiene 2.000 libras de fuerza hacia abajo – por lo que estoy conduciendo un vehículo de 3,500 libras a 200 mph sin dirección asistida – es muy físico, dijo Kimball. No es raro que un conductor sude de 10-15 libras durante el transcurso de una carrera.

En todas las carreras antes de comenzarla, se comprueba su nivel de glucosa. Para mantenerse con fuerzas en el coche y controlar su azúcar en la sangre mantiene una botella de agua con hielo y una botella de agua con azúcar con una válvula que puede usar para intercambiar entre los dos.

En el volante, sujeta con velcro, lleva un monitor continuo de glucosa, al igual que comprueba el aceite y combustible en el coche, comprueba sus niveles de glucosa en sangre.

Hasta ahora nunca ha necesitado el agua azucarada. En parada en boxes su entrenador Pedro está preparado para darle ya sea una inyección de insulina o glucagón, en caso de que lo necesite.

En su primera carrera en el circuito quedó en segundo lugar, lo que le demuestra a sí mismo que todavía podía hacerlo. Kimbal explica que ahora él es un atleta mejor, porque es proactivo acerca de su gestión de la salud y realmente piensa acerca de lo que come y cuándo hacer ejercicio. En cierto modo, se ha preparado para que la carrera sea más fácil, él está en mejor forma.

Fuente: Chicago Tribune News

Noticia traducida por la Asociación de Diabéticos de Madrid con la ayuda de Google Translator

Autor entrada:

1 comentario sobre “Testimonio · El Piloto de IndyCar, Charlie Kimball, da un mensaje de esperanza a los diabéticos tipo 1

    Ximena

    (22 mayo, 2012 -22:26)

    estos ejemplos de vivir “bien” con diabetes son muy alentadores sobre todo para los que estánempezando con esta enfermedad pues te demuestra que no es un impedimento para hacer lo que se quiera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.