Un ensayo clínico comprobará la eficacia de células madre del propio paciente en diabetes tipo 1

Un equipo de investigadores de la Clínica Universidad de Navarra ha iniciado un ensayo clínico fase I-II con células madre adultas, obtenidas de la médula ósea del propio paciente, para tratar la diabetes mellitus tipo 1 (DM1A) en sus fases más incipientes. El tratamiento se basa en la administración de células mesenquimales, caracterizadas por su posibilidad de diferenciarse en distintos tipos celulares y por su acción reguladora del sistema inmune (inmunomoduladora). El objetivo general del ensayo radica en intentar «detener la agresión autoinmune de la enfermedad, mediante el tratamiento con este tipo de células madre», según describe Javier Escalada, de la Clínica Universidad de Navarra.

El ensayo se prolongará por espacio de un año en su fase inicial y se calcula que transcurrirán hasta 3 años para obtener resultados definitivos. La investigación ha sido impulsada por el CAIBER(Plataforma Española de Ensayos Clínicos), perteneciente al Instituto de Salud Carlos III.
«Este proyecto pretende llevar a cabo la primera experiencia de investigación clínica traslacional a partir de los resultados obtenidos con tratamientos celulares inmunomoduladores en modelos animales de diabetes. Por ello, en un mismo proyecto, se integra un grupo de especialistas clínicos con otro de investigadores del Área de Terapia Celular, dedicados a estudiar modelos preclínicos de esta enfermedad, y otro del Servicio de Bioquímica Clínica con dedicación a la biología de las células madre mesenquimales», subraya el endocrinólogo.
Las diabetes mellitus 1A es una enfermedad de origen autoinmune caracterizada por la destrucción de las células beta del páncreas, generadoras de insulina. La eliminación de estas células se produce por una reacción del sistema inmune contra sus propios islotes pancreáticos, estructuras que contienen las células beta del páncreas. Como se sabe, la insulina es la hormona encargada de facilitar que la glucosa presente en la sangre tras la ingesta de comida penetre en las células y pueda así ser utilizada como fuente de energía. Por tanto, la insulina se ocupa también de controlar los niveles de glucosa en sangre.
La diabetes mellitus 1 se manifiesta a edades tempranas y no ofrece sintomatología hasta que la enfermedad presenta la clínica clásica caracterizada por sed excesiva, orina muy abundante, pérdida de peso y cansancio. Estadísticamente representa entre el 5 y el 10% de todos los casos de diabetes mellitus. Su prevalencia en España se sitúa entre 12 y 20 casos por cada 100.000 habitantes, aunque en los últimos años, debido a causas que todavía se desconocen, se ha observado una tendencia creciente en la incidencia de esta enfermedad.

Tratamientos convencionales

Hasta la fecha, el tratamiento de este tipo de diabetes se fundamenta en la administración de insulina, de la que se requiere un mayor aporte a medida que progresa la enfermedad. Para el tratamiento en origen de este tipo de diabetes se utiliza el trasplante de islotes pancreáticos, si bien ésta técnica presenta el inconveniente de necesitar medicación inmunosupresora para evitar el rechazo, además del problema añadido de la escasez de donantes necesarios para poder tratar a todos los pacientes que sufren DM1A.
«Lo novedoso de nuestro ensayo es el tratamiento de este tipo de diabetes con células madre adultas del propio paciente», advierte el especialista. Los tratamientos convencionales de la enfermedad basados en el aporte de insulina, «si bien han experimentado interesantes novedades con productos análogos a la insulina, siguen suponiendo la dependencia diaria de numerosas inyecciones que precisan la intervención constante del paciente, para lo que es necesaria una avanzada educación diabetológica».

Sin inmunosupresión

El protocolo que plantea el equipo de la Clínica para el tratamiento de la DM1A con células madre adultas mesenquimales, obtenidas de la médula ósea, puede constituir un nuevo procedimiento terapéutico para los pacientes diabéticos. «Además, -añade- esta estrategia presenta una ventaja adicional puesto que es posible extraer las células mesenquimales de la propia médula del paciente, expandirlas in vitro, para conseguir un número suficiente de células que nos permitan realizar el trasplante e implantarlas en el propio paciente, sin necesidad de tratamientos inmunosupresores».
Según Escalada, «la posibilidad de modificar el ataque autoinmune con un producto celular procedente del propio paciente supondría un enorme avance». Para el especialista significaría «un importante paso en la búsqueda de tratamientos curativos para la enfermedad que a día de hoy es la principal causa de insuficiencia renal terminal y de ceguera en países desarrollados, así como factor importante de gasto sanitario».

Eficacia en un 40% de ratones NOD

La puesta en marcha de este ensayo clínico tiene su fundamento en los resultados obtenidos en un estudio preclínico por un equipo de investigadores del Área de Terapia Celular de la Clínica. Este equipo efectuó recientemente el estudio en ratones NOD, especie genéticamente propensa a desarrollar diabetes mellitus tipo 1 autoinmune (DM1A). «Observamos que esta enfermedad, al igual que ya estamos haciendo con otras patologías de origen autoinmune, podía constituir una posible diana susceptible de ser tratada con células mesenquimales que podrían resultar beneficiosas debido a sus importantes propiedades inmunomoduladoras», advierte Miguel Barajas.
En la investigación preclínica comprobaron que en el 40% de los ratones a los que se les administraba una única dosis de células mesenquimales la enfermedad se detenía, y en los casos en los que se repetía la administración de estas células procedentes de otros ratones (heterólogas), la efectividad se producía en más del 50% de los animales tratados.
El ensayo está dirigido a pacientes con diagnóstico reciente de DM1A, mayores de 18 años y menores de 45, a quienes se haya diagnosticado la enfermedad hasta 8 semanas antes de participar en el estudio. Además, deben presentar niveles detectables de péptido C, indicativo de la existencia de reservas de insulina, y anticuerpos positivos contra células beta del páncreas.

Fuente: Abc.es

Imagen: FreeDigitalPhotos.net

Publicado en Estudios, Investigación y etiquetado , , .

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.